Cómo decir lo que piensas sin sentirte mal por ello

¿Alguna vez te ha pasado que has dicho "sí" cuando en realidad querías decir "no"? O al revés, ¿te has encontrado en situaciones en las que al decir lo que pensabas te has sentido mal por ello?

16 Feb, 2015
2.591 views

Claudia Calderón

Coach personal
La comunicación asertiva es aquella forma de comunicarnos en  la que decimos lo que pensamos, nos sentimos bien por ello y lo hacemos de una forma empática y respetuosa hacia nuestro interlocutor.
 
Si la asertividad es un punto medio de equilibrio, en los polos opuestos encontramos la comunicación agresiva y en el otro lado, la comunicación pasiva o sumisa.
 
Se dice que la comunicación es agresiva cuando dices lo que piensas sin tener en cuenta los sentimientos de la otra persona. Es decir, lo haces enfadado o de forma ofensiva. Por el contrario, te posicionas en el otro extremo, en el de la comunicación pasiva o sumisa, cuando la tendencia es decir que sí a todo y a asumir la opinión de los demás sin dar la tuya.  
 

Estar cerca de tu equilibrio

 
Lo ideal es estar lo más cerca posible de tu equilibrio. De esta forma conseguirás transmitir lo que piensas de forma auténtica y coherente contigo mismo, respetando tu punto de vista y respetando a la persona que tienes en frente.
 
La asertividad es una habilidad relacionada con la inteligencia emocional y la comunicación. Por un lado es básico conocerse a uno mismo, saber qué es importante para ti, cuáles son tus necesidades y tus derechos. Por otro lado, es importante tomar consciencia de qué comunicas y cómo lo haces.  Quizá te cuesta decir lo que piensas porque quieres complacer a los demás, te falta confianza en ti, tienes cierto miedo a las represalias. Conocerte y crecer a nivel personal para estar mejor contigo mismo te ayudará a ganar confianza, y a la hora de decir lo que piensas lo podrás hacer de una forma más clara y eficaz.
 
Desde una perspectiva profesional, ser asertivo o asertiva, como líder o como empleado, te puede ayudar a reducir las confusiones que se generan en el día a día y la falta de productividad causada por los malentendidos. También, comunicarte de forma asertiva puede ayudarte a fortalecer las relaciones, reducir el estrés, mejorar la precepción de ti mismo y la imagen que tienen los demás de ti.
 

Mejorar la asertividad

 
Como todas las habilidades, cambiar o mejorar tu forma de hacer es cuestión de práctica, así que te propongo unas opciones que puedes tener en cuenta si quieres comunicarte de forma más asertiva.
 
- Date cuenta de que todo está en su cabeza. En situaciones en las que sientes que no estás hablando con la cabeza y estás diciendo cosas que no piensas en realidad,  pregúntate por qué y luego pregunta: "¿qué es lo peor que me podría pasar si comparto mis verdaderos pensamientos de una manera civilizada?" La respuesta a estas preguntas va muy bien para retomar el control de tu mente y puede ser todo lo que necesitas para calmarte y actuar asertivamente. Muy a menudo, verás lo nimios que son tus temores y cómo los miedos tienen su origen en la mente, no en la realidad.
 
- Has de ser específico. No digas: "necesito este informe lo antes posible." En vez de eso di: "necesito el informe terminado y en mi escritorio mañana por la mañana a primera hora. ¿Qué necesitas para lograrlo?" Cuanto más específico se es, más facilidad para evitar suposiciones o mensajes contradictorios.
 
- No finjas el acuerdo. No sustituyas con una sonrisa, asintiendo con la cabeza, dando a entender que estás de acuerdo, sólo por el hecho de mantener buen ambiente. Puedes no estar de acuerdo con algo, ¡pero hazlo de una forma civilizada! Expresa tu desacuerdo con las ideas, no con la persona. Por ejemplo, "yo tengo otra opinión sobre el tema que me gustaría tirar sobre la mesa", o “tengo una opinión distinta que me gustaría expresar, compartir”. 
 
- Pide una aclaración. Solicitar más información cuando te han pedido hacer algo que crees que no es razonable es totalmente comprensible. Quizás la explicación te ayudará a comprender lo que te han pedido con más detalle y te dará la confianza y seguridad para decir sí o no. Una vez más, la forma de decirlo, mejor si es civilizada.
 
- Deja que tus intenciones motiven tu respuesta. Date un momento para identificar tus creencias, opiniones e intenciones a la hora de compartir un punto de vista. A veces, el deseo de complacer a los demás interfiere en nuestra opinión. Abstráete del deseo de los demás y piensa también en el tuyo.
 
Claudia Calderón es Coach certificada y fundadora de The Braveliving, donde realiza sesiones individuales, cursos y talleres.
 
También te puede interesar:
 

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Inscríbete gratis para ver el webinar
Nombre y apellido * Email * Sector Profesional *
¿Quieres trabajar en everis?