Hay buenos motivos para introducir más diversión en los entornos profesionales, confirmados por estudios científicos y la experiencia de empresas que han seguido esta estrategia con óptimos resultados. Y lo más curioso es que los beneficios del humor no sorprenden a casi nadie. Es algo casi de sentido común. De hecho, según algunas encuestas realizadas entre profesionales norteamericanos:
 
El 97% de los ejecutivos creen que el humor es valioso en los negocios
El 84% de directores RRHH dicen que las personas con sentido del humor trabajan mejor
 

Pero si es así, ¿por qué entonces no se emplea el humor más a menudo de manera explícita? ¿Por qué no se imparten más cursos de formación en este tema ni se implementan más proyectos internos para fomentar la diversión? ¿Por qué imperan los formalismos, la solemnidad y el culto al ejecutivo agresivo?

La respuesta a estas preguntas es que existen una serie de temores asociados al sentido del humor, que actúan como barreras y habitualmente obstaculizan la puesta en práctica de estas ideas.

Temor 1: "El negocio es, por su naturaleza, un tema muy serio"
Este mito es el más general de todos y el primero que debemos erradicar. Y lo haremos, en primer lugar, reconociendo que es totalmente cierto. Qué duda cabe que el negocio es un tema serio, que la empresa hay que llevarla con seriedad y que debemos de ser extremadamente serios con el trabajo. ¡Por supuesto! La clave, sin embargo, está en cómo interpretar la palabra “seriedad”. Para nosotros, la seriedad bien entendida supone actuar con dedicación, compromiso, concentración, sensatez, sentido práctico y realismo. Nadie puede negar que la seriedad es una clave del éxito no sólo en la empresa sino en todas las esferas de la actividad humana.

Pero no debe confundirse esta actitud con una apariencia exterior solemne, formal o grave. No olvidemos que Emilio Aragón y Andreu Buenafuente también son empresarios de éxito . La dedicación a un proyecto y la madurez con la que se afronta son perfectamente compatibles, e incluso pueden beneficiarse enormemente del buen humor, el ingenio y la ironía. 

Temor 2: “Mi vida/mi trabajo no tiene ni pizca de gracia"
Hay gente que está dispuesta a aceptar la importancia del humor en general, pero que se escudan tras la idea de que no puede aplicarse en su caso concreto. Esgrimen condiciones particulares de su situación que excluyen la diversión y la risa, ya sean personales o profesionales. No hay duda de que el humor debe ajustarse a la situación, y que no es siempre fácil o incluso adecuado recurrir a una broma. Sin embargo, no hay nada en este mundo, o casi nada, que no tenga su lado cómico. 

Los momentos difíciles son cuando más falta nos hace el humor. Cada vez hay más profesionales de la salud, por ejemplo, que consideran la risa una medicina de gran valor, al menos para el espíritu. De hecho, probablemente sea éste el sector profesional que más interés ha mostrado por el concepto de aplicar el humor en el trabajo. Existen numerosos grupos de payasos de hospital como PayaSOSpital, Pupaclown o La Sonrisa Médica, que animan la vida a jóvenes internados y facilitan la interacción entre médicos y pacientes en situaciones muy serias. 

Temor 3: "Si permites que se diviertan, no trabajarán"
En realidad, como hemos visto en el caso de empresas como Southwest, Google o Ben & Jerry’s, es perfectamente posible combinar un ambiente divertido con una organización productiva. Es un error pensar que a la gente no le gusta el esfuerzo y el trabajo duro, y que harán todo lo posible por escaquearse. Los seres humanos pueden derivar una gran satisfacción de esfuerzos mucho más sacrificados y endiablados de los que puedan maquinarse en cualquier oficina. No hay más que ver las palizas que muchas personas se dan por su propia iniciativa, escalando montañas, corriendo maratones o ayudando a toxicómanos en asociaciones de voluntariado. 

La clave es la motivación. Si una persona tiene ilusión por lo que hace, puede enfrentarse a cualquier desafío o rutina, por terrible que parezca. Pero si está desmotivada, trabajará con desgana y tratará de escapar de sus tareas en cuanto pueda. Y sin duda, la solemnidad que habitualmente exige la cultura empresarial es en sí un factor desmotivador. ¿No sería mejor tratar de conseguir que el trabajo mismo resultara más divertido? ¿O al menos que el entorno fuera más acogedor? 
 
Temor 4: "El humor es arriesgado: puede ofender o tener el efecto contrario al deseado"
Otro miedo habitual se refiere a los riesgos del humor, una sustancia que algunos parecen considerar tan volátil como el TNT. Es cierto que el humor -mal empleado- puede tener consecuencias negativas, incluso desastrosas. Un chiste puede aburrir, confundir u ofender al cliente o al compañero de trabajo que lo escucha. Puede ser peligroso, sí, pero lo mismo podría decirse de otras herramientas poderosas como el fuego, el automóvil o el ordenador. 
 
No vamos a evitar el uso del automóvil porque pueda atropellar a peatones o despeñarse por un barranco, aunque estas posibilidades sin duda existen. Lo que debemos hacer es conocer los riesgos, tomar precauciones y ser prudentes al volante.
 
Temor 5: “Esto es una americanada”
Sería fácil achacar este movimiento del Fun at Work a una particularidad de los estadounidenses. Nos gusta en Europa creer que “los americanos” son más ingenuos, más frívolos, más alocados, más incultos, más infantiles y con menos sentido del ridículo. Desde Chaplin a Michael Moore, Los Hermanos Coen o Borat, hemos visto amplias pruebas de ello.
 
Sin embargo, nos equivocaríamos. Es cierto que, como tantas innovaciones en el mundo de los negocios, el movimiento del Fun at Work se ha desarrollado en ese país y ha adoptado, como es lógico, una forma de acuerdo con sus propias sensibilidades, gustos y referencias culturales. Sin embargo, el humor en sí es universal, y los beneficios de la risa también. El hecho de que Torrente pueda resultar intraducible para un público norteamericano, o ciertas comedias americanas no tengan éxito aquí, no significa que no disfrutemos con la comedia en ambos países.
 
Temor 6: "Se necesita un 'don especial' para emplear el humor"
Muchos de los argumentos esgrimidos en contra del humor a menudo ocultan un temor más profundo: “es que yo no tengo gracia”. Solemos creer que el humor es cosa de humoristas, y que en este asunto, como en tantos otros, nos falta talento. Por ejemplo, si eres como el 95% de las personas, estarás plenamente convencido o convencida de que se te da fatal contar los chistes (y que además en cuanto te los cuentan “se te olvidan”).
 
Todo ser humano sabe reír y apreciar la comedia, la ironía y la sátira, y esto significa que posee un sentido del humor. Todo ser humano ha sido niño o niña alguna vez, y por lo tanto sabe jugar. Toda persona tiene la capacidad para mejorar el uso que hace de esta facultad y expresarla de mil maneras distintas en su vida y en su trabajo. Es parte de la herencia genética de nuestra especie. 
 
Temor 7: El humor en el trabajo es un trabajo que no veas

Algunas personas se preocupan de que aplicar el humor en el trabajo pueda requerir un cierto esfuerzo. “¡Ya no damos abasto con nuestra carga de trabajo, y encima ahora hay que pensar en cómo divertirnos! ¡Lo que faltaba!” Aquí, con toda honestidad, tenemos que darles la razón. Efectivamente, esto es un curro. No lo vamos a negar. 
 
El sentido del humor es una competencia que hay que ejercitar. Como un músculo, hay personas que lo tienen más atrofiado y otras que lo tienen sano y fuerte. Además de este trabajo personal, el aplicarlo en el entorno profesional requiere un trabajo adicional. Para dar a una reunión un envoltorio divertido, hace falta analizar la situación, reunir recursos, convencer a los jefes, echarle imaginación, pulir los detalles y quizás incluso ensayar. No basta con echarle buenas intenciones y cuatro globos.

 

También te puede interesar:

10 beneficios del humor en el trabajo

Twitter: @edujauregui1

Web: humorpositivo.com

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario