El teletrabajo se ha instalado en nuestras vidas como sin querer. Y sin que ni tan siquiera hayamos tenido tiempo de plantearnos si esta era o no una buena opción para nosotros y nuestras empresas. De hecho, muchas empresas no han tenido margen para idear una estrategia con tiempo.

Por la crisis del coronavirus, miles y miles de profesionales se han encontrado de lleno teletrabajando y probando una experiencia que hasta ahora les parecía lejana. No en vano, solo 2 de cada 10 trabajadores tenían permitido trabajar desde casa hasta ahora en circunstancias normales. El teletrabajo era entendido hasta ahora como una realidad todavía muy lejana para los profesionales en España. Pero la experiencia que nos ha tocado vivir en marzo de 2020 con la crisis sanitaria del COVID-19 promete cambiar (y mucho) nuestras perspectivas, tanto vitales como laborales.

Pero para teletrabajar hay que emplearse a fondo. No vale con tener un ordenador, conectarlo en cualquier parte de la casa y ponerse a teclear como si no hubiera un mañana. El teletrabajo también exige hábitos y exige hábitos saludables, que hagan que finalmente la experiencia de teletrabajar nos permita conciliar, nos haga realmente productivos y nos aporte, en definitiva, cosas buenas en todos los sentidos.

Hoy queremos contarte cuáles son, bajo nuestro criterio, los hábitos saludables que te ayudarán a hacer realmente ventajoso el teletrabajo. ¡No te los pierdas!

Encuentra un lugar agradable para trabajar

Lo primero es lo primero. Si vas a incorporar el teletrabajo a tu vida, no puedes hacerlo en cualquier parte. El sofá, la mesa del comedor o de la cocina no son los espacios más idóneos. A veces no tenemos otras opciones, pero conviene buscarlas. Lo ideal es contar con una habitación específica, en la que puedas disponer de tu mesa y de todas las cosas que necesites para hacer tu trabajo.

Separar los ambientes es fundamental para saber en qué momentos estás trabajando y en qué otros te dedicas a cosas personales o familiares. De lo contrario, corres el riesgo de mezclarlo todo y perderte en el agobio. Además, debes asegurarte de que el espacio que has elegido tiene todo lo que necesita una persona para trabajar con tranquilidad y concentrada: orden, una buena iluminación y elementos que aporten a este espacio un toque personal. Una foto, unas flores, una pequeña figura, tus libros, etcétera.

Además, es importante que el lugar de trabajo esté aireado. Puedes usar una vela aromática que te inspire y tratar de pintar la habitación con colores agradables e idóneos para la concentración: opta por los menos estridentes. El azul, por ejemplo, es un reductor natural del estrés. El verde es el de la concentración y la tranquilidad.

Incorpora hábitos y horarios a tu vida

Los hábitos son importantísimos para llevar una vida equilibrada y ordenada, tanto si teletrabajas como si no. Lo más probable es que si tienes hijo/as, ya tengas incorporados los hábitos y los horarios a tu vida, puesto que ellos deben levantarse siempre a la misma hora, ir y salir del colegio, etcétera. Pero, ¿cómo debemos hacerlo los mayores? En principio exactamente igual.

Crea un horario de trabajo, que sepas que puedes cumplir y que resulte idóneo para cumplir con tus obligaciones laborales. Si trabajas por cuenta ajena, tu contrato trabajo será la referencia. Si trabajas por cuenta propia, serás tú el que elija los horarios. Pero elígelos. Empieza una hora, descansa y termina a una hora fija.

Tampoco debes descuidar, lógicamente, tus hábitos personales. Si prefieres tomar una ducha por la noche que por la mañana, fija este hábito. Si desayunas a las siete, hazlo así. Elige igualmente una rutina para las comidas, los descansos, la meditación, tu clase de yoga, los paseos, las lecturas, el tiempo para ver películas, la hora de contar cuentos a los peques, etcétera.

Contar con un horario y cumplir con unos hábitos te ayudará a ti – y ayudará a tu familia – a sentir que estás haciendo todo lo que debes y necesitas. Notarás que aprovechas mejor el tiempo y te sentirás bien contigo mismo.

Respira, múevete y siente

Cuando teletrabajamos corremos el riesgo de no abandonar nuestra mesa en todo el día. A veces el trabajo nos aboca a una rutina, especialmente cuando se dan picos de más actividad. Si no te levantas en toda la mañana de la silla, notarás que te duele la espalda y si estás frente al ordenador, probablemente notes que tu vista se resiente.

Te hemos indicado que son necesarios los hábitos, ¿verdad? Pues debes levantarte, respirar, salir al balcón o a la terraza a respirar aire fresco, mirar al horizonte para que la vista descanse y tomar una taza de té, un zumo o un café. No olvides tampoco el movimiento y el ejercicio físico: no importa si no eres muy dado al deporte.

Si te gusta correr, ir al gimnasio o practicar alguna actividad en concreto, hazlo. No caigas en la tentación de abandonarlo. Si no, puedes salir igualmente a caminar, ya sea en solitario, con algún amigo, con tu pareja o con los hijos. Se trata de moverte, de relacionarte y de sentir que no estás aislado en el despacho de tu hogar. Conecta igualmente con tus compañeros de trabajo, colaboradores o clientes: también te servirá para estrechar vínculos.

 

estres laboral

Elige la dieta mediterránea

Estando en casa corremos la tentación de ir a la cocina y picar algo. Si lo que picas es sano: una manzana, un plátano, unos frutos secos… ningún problema. Pero si te da por los snacks, la bollería industrial, las bebidas refrescantes y cualquier otro alimento poco saludable, es muy probable que el teletrabajo te engorde y te haga enfermar en un tiempo.

Es importantísimo optar por una dieta saludable. Y en nuestro caso, estamos de suerte: tenemos la dieta mediterránea a nuestro alcance. Basa tus menús, desayunos y meriendas en los alimentos más saludables, tratando de incorporar la fruta, la verdura, las legumbres, los arroces y las pastas integrales y, cómo no, el aceite de oliva virgen extra, en más cantidad.

Evita los alimentos ultraprocesados, los dulces y las harinas refinadas. Todos sabemos cuáles son los alimentos prescindibles. Y aunque en algún momento quieras darte un capricho, no hagas que estos productos se conviertan en una necesidad.

habitos saludables teletrabajo

Prioriza, prioriza y prioriza

Todas las ideas que te hemos dado son perfectas para ser incorporadas en la vida de una persona que teletrabaja. Todas están dirigidas a cuidar de tu salud física y mental. Pero hay algo que, después de muchos años teletrabajando podemos recomendarte especialmente: prioriza. Como ocurre en la oficina, desde casa tampoco podrás hacerlo todo y a la velocidad que desearías.

Cuando se producen picos de trabajo, no debes trabajar el doble de horas. Por eso son tan importantes los hábitos y los horarios. Es preciso que te concentres durante el tiempo que hayas elegido para teletrabajar. Pero, sobre todo, priorizar. Usa la agenda (o una libreta, o incluso un folio en blanco) para hacer un listado de todas las tareas y marca en rojo (o en el color que prefieras) aquellas que son prioritarias.

Empieza por aquello que más urge y ve marcando lo que terminas. Verás que de este modo no te dejas nada en el tintero y avanzas con mucha más seguridad sobre el trabajo pendiente. Sé metódico y racional. Y todo saldrá bien.

 

En InfoJobs tenemos más de 500 ofertas donde puedes hacer teletrabajo

VER OFERTAS

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.