Estamos seguros de que habrás oído hablar de ellos. Son los hábitos para personas altamente efectivas que Stephen R. Covey propuso en su best seller Los siete hábitos de las personas altamente efectivas, con más de 20 millones de copias vendidas.

Este profesor de universidad fundó el Centro Covey de liderazgo, ahora Franklin Covey, una compañía que se dedica a ofrecer cursos de formación sobre liderazgo, productividad y gestión de negocios.

Los siete hábitos que propuso Covey en su momento se han convertido en una especie de mantra en el mundo de la empresa. Los repasamos, a continuación.

1. Ser proactivo

Para ser proactivo hay que ser capaz de tomar las riendas de tu propia vida y trabajar de acuerdo con tus convicciones personales y profesionales, en lugar de hacerlo según las condiciones en las que nos encontramos. Por contraste están los profesionales reactivos, que dejan que sean otros y las circunstancias que los rodean los que manejan sus propias decisiones.

2. Comenzar con un fin en mente

Fijarse una meta es imprescindible para desarrollar una estrategia de liderazgo correcta. Es necesario que el líder o ejecutivo empiece sus jornadas teniendo claros sus objetivos y qué dirección debe tomar para alcanzarlos. Para conseguirlo, hay que contar con unos valores muy firmes.

3. Poner primero lo primero

Se trata de un hábito directamente relacionado con la gestión del tiempo. Lo que propone Covey es organizar las distintas tareas y proyectos de acuerdo con los parámetros Importante / No importante y Urgente / No urgente y así establecer prioridades dependiendo del cuadrante en el que se encuentre situada la tarea.

4. Pensar Ganar-Ganar

Hasta ahora hemos hablado de hábitos que pueden ayudarnos a triunfar en el ámbito privado. Los que se proponen a partir de ahora tienen que ver con la esfera pública y no pueden funcionar los unos sin los otros. Trabajando con personas o con clientes, hay que pensar en el paradigma ganar/ganar, por el que ambas partes siempre han de salir beneficiadas. Si uno gana a expensas de otro (que pierde) corremos el riesgo de destruir valores tan importantes como la confianza o la lealtad.

5. Buscar primero entender, luego ser entendido

Dicen que tan solo escuchamos con la intención de contestar, en lugar de entender a nuestro interlocutor. Para ser una persona efectiva también hay que saber escuchar. Si somos empáticos con el otro, la predisposición será plena y podremos trabajar juntos con el objetivo compartido de ganar/ganar.

6. Sinergizar

La sinergia es tan imprescindible en las organizaciones como lo es el trabajo en equipo. Si mostramos empatía y trabajamos enfocados hacia el ganar/ganar, estaremos preparados para aunar esfuerzos. También estaremos abiertos a soluciones creativas con participantes más libres y plenamente dispuestos a colaborar.

7. Afilar la sierra

Dice Covey que es muy probable que en las empresas, todos estemos más ocupados produciendo (serrando) que manteniendo nuestro medio de producción (afilar la sierra). Lo ideal, en este caso, es lograr un equilibrio lo más perfecto posible entre estas dos variables. Hay que dedicar por lo menos una hora de la jornada a cuidar de nuestra salud física, revisar los valores que sustentan el espíritu, trabajar habilidades a través de la lectura o la escritura e interactuar con nuestro entorno social. Son cuatro dimensiones que impactarán muy positivamente en nuestro rendimiento diario y en el de la organización para la que trabajamos.

 

También te puede interesar: 4 tácticas para evitar el síndrome de la reunionitis

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario