Ofertas como camarero, ayudante de cocina, cocinero, camarera de pisos, dependienta, cajera, animador, socorrista, monitor, mantenimiento de jardines y piscinas, etc. son de las más solicitadas. Muchas de ellas no precisan una titulación especial con lo que a pesar de no ser nuestra profesión  o carecer de experiencia en ellas, podrían llegar a ser una ocupación temporal hasta que salga algo de lo nuestro.
Si apostamos por los parques temáticos, de atracciones, acuáticos, zoos… podríamos consultar la guía Achus que es muy completa y tiene alcance internacional.
Otro recurso es consultar la guía que ha sacado el SEPE (Servicio de Empleo Público Estatal).
En caso de apostar por trabajar en el campo, la recogida de fruta, la vendimia… puede sernos útil consultar el blog del INAEM.
Otras opciones son los campings, trabajos concretos para el primer empleo,  jóvenes estudiantes o universitarios.
Las  Empresas de Trabajo Temporal ETT como Adecco o Manpower también es un recurso a tener en cuenta. Suelen gestionar trabajo de corta duración como las suplencias o las puntas de producción pero pueden ser una vía de reintroducirnos al mercado laboral y nunca se sabe, quizás a la empresa les gustemos y cuando tengan una vacante nos llame a nosotros que ya conoce como trabajamos y nosotros a la empresa y a los compañeros.
Hoy el currículum social cobra mucha importancia y podemos complementar la búsqueda de empleo tradicional en portales de empleo, ETT, autocandidatura a empresas que seguro que ahora necesitaran más personal como Decathlon, McDonalds, Mercadona… con una gestión más acusada de nuestra Marca Personal haciéndonos más visibles en los grupos de LinkedIn o de Facebook, en las comunidades de Google+ que hablen de nuestro sector y en el que estén los reclutadores o headhunters que podrían llegar a contratarnos.
Pero antes de lanzarnos a enviar currículums como locos, mi sugerencia es la de mirar cuales son nuestras competencias y mirar qué se precisa para desempeñar ese trabajo.
También es interesante preparar un buen currículum tradicional o incluso más visual como el que podríamos hacer con Re.vu y abrir posibilidades con webs com CuVitt.
Diseñar una buena estrategia para la búsqueda día a día que combine portales de empleo, autocandidatura, networking, etc.
Controlar las acciones realizadas con una hoja en Excel, por ejemplo, en la que podamos anotar los CV enviados, las entrevistas realizadas, motivos por los que nos han descartado etc.
Preparar la entrevista de selección con algún simulador de entrevistas que nos ayude a familiarizarnos con las posibles preguntas que nos harán y así bajar la ansiedad el día de la entrevista.
Y para finalizar recordaros que la actitud es básica. Si nosotros estamos agotados de buscar empleo, eso lo transmitimos en todo, en la foto que nos hacemos, los verbos que utilizamos en la carta de presentación, en los que explicamos en la entrevista de trabajo… lo mejor es hacer un ejercicio de empatía y proyectar nuestra mejor versión tal y como querríamos que fuese nuestro futuro empleado si nosotros fuésemos el empresario.
¡A por el empleo!
Celia Hil es Consultora, Orientadora, Formadora y Ponente en Empleo 2.0 y Marca Personal
También te puede interesar: ¿Sabes lo que vales?

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario