Querido candidato:
En este cuarto capítulo deseo darte algún tipo de explicación a una pregunta extremadamente compleja y delicada de contestar, que tantos candidatos se hacen cuando presentan su candidatura a un puesto de trabajo: si cumplo con los requisitos, ¿cómo es que no me llaman? Podría haber tantas respuestas como situaciones en la vida; es difícil dar con una única razón correcta. Te daré alguna pista sobre cómo trabajamos los seleccionadores, para que puedas sacar tus propias conclusiones, pues la verdad absoluta y universal evidentemente no está en mis manos.
Cuando tenemos una cantidad importante de CVs que cumplen con los requisitos es prácticamente imposible entrevistar a todo el mundo. Tras una primera criba curricular en la que se han descartado a candidatos que se alejan del perfil y a personas cuya candidatura presenta ciertas dudas, nos quedamos con aquellos que cumplen con los requisitos. Sin embargo, si el número de candidatos supera la cantidad humanamente posible para entrevistar, cabe hacer una criba muy detallada en base al tiempo que tenemos para realizar la selección.
¿En qué se fijan los reclutadores?
Es aquí cuando los detalles marcan la diferencia, y cómo la marcan… Ante candidatos que aparentemente cumplen con los requisitos, nos podemos fijar en muchas cosas para elegir a quién llamar: desde la corrección y coherencia del CV, hasta la adecuación de la fotografía o la carta de presentación que haya podido adjuntar…

1. Emails poco profesionales

Incluir una dirección de email profesional es un detalle importante, pues a veces aparecen CVs muy bien presentados que quedan ensombrecidos por direcciones de email de carácter festivo o incluso sexual. ¿Es eso motivo de exclusión? Pues directamente no, pero ¿para qué arriesgarse, con lo fácil que es crearse una cuenta de correo electrónico con nombre y apellido? No podemos presentarle a un cliente, como comprenderás, un CV con una dirección de email de este tipo o fotografías con poses extrañas o en contextos poco apropiados, como tantos ejemplos que recibo.
2. “Selfies” como foto de perfil
También te recomendaría que evites el “selfie”, una moda que empieza a llegar hasta a los CV. ¡Cuesta tan poco pedirle a alguien que te saque una fotografía neutra, profesional y siempre con una sonrisa por favor! No hay nada más agradable que ver que un CV te lanza una sonrisa al abrirlo.
3. CVs sin adjuntos o datos incorrectos
Vale la pena cuidar los detalles; no olvidar adjuntar el archivo con el CV si el seleccionador te lo pide y comprobar que los datos de contacto son correctos antes de mandar el CV (cuántas veces he llamado a números de teléfono que no existen, les faltan o sobran números). Un detalle así no excluye a un candidato, repito, pero con la presión del tiempo que tenemos y la necesidad de cerrar un proceso rápidamente, si no adjuntan el archivo, lo recibes en un formato desconocido o no puedes comunicarte con un candidato porque ha indicado mal sus datos de contacto, es posible que el seleccionador no tenga mucho tiempo y, para ser práctico, contacte con otros candidatos.
4. Experiencias demasiado cortas o CVs inestables
¿Otras cosas en las que nos fijamos? En la estabilidad del CV. Desde mi punto de vista, que por supuesto es discutible, un CV estable es mejor que uno que haya tenido muchísimas experiencias cortas. En mi opinión, llega un momento en que una persona por lo menos debería haber permanecido cinco años en un puesto. Creo que cambiar de trabajo es importante, denota ganas de superación, capacidad de adaptación y flexibilidad, pero siempre en su justa medida. Para personas que hayan cambiado mucho de trabajo, recomiendo eliminar de su CV las primeras experiencias profesionales, que seguramente son las menos relevantes y pueden transmitir una sensación de mayor inestabilidad ante los ojos del seleccionador.
Si bien el hecho de haber permanecido muchísimos años en una misma empresa puede interpretarse como señal de lealtad, en cambio, hay quien lo considera como ejemplo de conservadurismo y apalancamiento. Mi opinión y consejo es el siguiente: uno puede trabajar diez años en una empresa y tener la experiencia de un sólo año multiplicada por diez, si repetidamente siempre ha hecho lo mismo. Para mí, sin embargo, lo que aporta verdadero valor es un candidato que ha trabajado varios años en una empresa, pero ha evolucionado, se ha formado y ha ido adquiriendo mayores responsabilidades con el tiempo. Merece la pena indicar algo así en un CV, pues creo que los seleccionadores lo tenemos muy en cuenta.
5. Reputación online del candidato
Hay muchos más factores que nos pueden hacer decantar por un candidato u otro en el momento de incluirlo en la selección. Esto no es una lista cerrada, sino unas meras reflexiones que espero que te hayan servido. Recuerda: cuida los detalles, esos que te diferenciarán del resto y, por último, no dejes nunca de vigilar tu reputación online, pues no es una leyenda urbana que escribimos tu nombre en Google para que la red nos hable de tiHasta el próximo capítulo.
Sílvia Forés es Directora de Recursos Humanos de Bové Montero y Asociados y experta en selección de personal. Autora del libro de Plataforma Editorial “Sólo puede quedar uno. Diario de un proceso de selección”un manual práctico sobre cómo funciona un proceso de selección desde el punto de vista de un seleccionador.
También te puede interesar:

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario