Lo primero que debemos hacer es no desanimarnos ni tomar una actitud pesimista. Con paciencia y tenacidad podremos reincorporarnos al mundo laboral.
Para encontrar trabajo con 40 o más debemos comprender que el proceso de selección ha cambiado en los últimos tiempos y, por lo tanto, es importante estar dispuesto a cambiar de actitud y estrategia, entendiendo que lo que nos funcionaba en el pasado, puede que no nos funcione ahora.
Actualmente la atracción y selección de personal se ha convertido en un proceso de compra–venta, donde nuestro currículum vitae es nuestra principal arma para vender nuestras competencias. Por tanto, es imprescindible dedicar tiempo para revisarlo, redactarlo, actualizarlo y adecuarlo a las distintas opciones de trabajo que nos interesan.
¿Cómo hacer un buen currículum?
Algunos aspectos importantes que tenemos que tener en cuenta para realizar nuestro CV son:
  • Realizar un análisis detallado de nuestra carrera profesional y seleccionar aquellas áreas más representativas dentro de nuestra experiencia profesional, es decir, ventas, marketing o administración… Posteriormente redactaremos un currículum breve en el cual destacaremos la experiencia más relevante. Debemos realizar un currículum diferente para diferentes puestos de trabajo, por tanto, debemos adecuarlo a las diversas vacantes en las que estemos en proceso.
  • Centrarnos en nuestra experiencia laboral relacionada con el puesto vacante, ya que sólo así podremos convencer al seleccionar que nuestra experiencia es una de nuestras fortalezas y ventajas competitivas para el puesto vacante. Es importante que nuestra experiencia esté bien redactada, sea breve y exprese nuestras habilidades. Para conseguirlo tenemos que enfocarnos en nuestra más reciente experiencia laboral y establecer el impacto que ha tenido nuestro trabajo para la organización mientras desempeñamos las funciones.
  • Cuando realicemos una descripción de nuestra experiencia laboral debemos considerar que no es suficiente con enumerar las actividades o funciones realizadas. Es principal comunicar cómo de bien lo hicimos y qué resultados alcanzamos. Una estrategia idónea es el método CAR (Challenge – Action – Results). Consiste en analizar nuestra experiencia para identificar nuestras historias de éxito, las cuales debemos expresar con claridad: “cómo utilizaste tus habilidades para lograr un objetivo en la empresa”. Nos debemos plantear las preguntas: ¿cuál fue el reto?, ¿qué hice para lograrlo? y ¿cuál fue el resultado?
Después de realizar este ejercicio debemos redactar nuestro currículum. Se deben traducir nuestras habilidades en resultados tangibles, logros específicos y metas alcanzables. La meta es impresionar al seleccionador y si no lo logramos, no vamos a conseguir la entrevista.
¿Por qué no consigo trabajo si tengo un CV perfecto?
Tener un buen currículum es importante para acceder al puesto de trabajo que deseamos y optar a los procesos de selección que queremos. Pero, ¿dónde está la diferencia de pasar de estar en el proceso a estar contratado?: lo encontramos en aspectos que no son fáciles de reflejar en un CV y van más allá del papel escrito.
Por tanto, no basta con una gran experiencia, tener inglés, una experiencia profesional larga etc…  estas cualidades son sólo el primer paso que tenemos que dar.
La pregunta que nos puede venir a la cabeza es qué más hay que tener junto a nuestro currículum vitae. La respuesta está en las soft skills: las empresas miden cosas intangibles además del nivel profesional y la formación.
Lo primer es la actitud, es decir, lo que se denomina drive, la capacidad de enfrentarse con situaciones o decisiones complejas y saber resolverlas. Tomar decisiones con la información que disponemos y asumir el riesgo. Por tanto, debemos tener iniciativa, creatividad, imaginación, empuje, entusiasmo y saber anticiparse a las cosas.
Actualmente las empresas necesitan reinventarse de forma constante y esto no es posible con la mentalidad de “sirviente”. Tampoco se trata de ir por libre, sino de saber aportar, de conocer bien el mercado, los competidores, al cliente, a los clientes potenciales, etc. Lo que se puede denominar la mentalidad de negocio y orientación al cliente.
Otro aspecto que se puede destacar es la mentalidad positiva, es decir, sacar lo mejor de cada uno y de los demás. Ser una persona proactiva, de tal manera que la suma de los esfuerzos sea mayor que la aritmética.
Como candidato tenemos que impactar positivamente en nuestro seleccionador, demostrarle nuestras capacidades de trabajar, nuestra capacidad de superación, de no rendirse ante los obstáculos, de buscar diferentes alternativas ante los cambios de escenarios. A todo esto le tenemos que añadir los conocimientos y habilidades digitales.
Consejos para realizar una entrevista de trabajo
La personas de 40 o más deben recordar que jamás se debe tirar la toalla. Hay que convertir nuestra veteranía en una oportunidad y en un valor añadido en todas las entrevistas que realicemos.
Esto son algunos consejos a la hora de realizar una entrevista de trabajo:
  • Si cuando realizas la entrevista te mencionan aspectos relacionados con la sobrecualificación o sobre tu experiencia, lo mejor que puedes hacer es responder, con ejemplos, al seleccionador acerca de las capacidades o habilidades que seremos capaces de adquirir con el nuevo puesto de trabajo.
  • Si surge el tema del coste que supone un empleado veterano, debemos hablar antes de las responsabilidades y funciones a desarrollar que de temas de sueldo.
  • Si nos preguntan si supone un problema para nosotros un jefe más joven, debemos tratar de responder con confianza que la edad no es un problema, ya que a un alto cargo se llega por las competencias y la trayectoria, no por los años que se cumplen.
  • Si el seleccionador nos pregunta dónde nos gustaría estar dentro de unos años, es aconsejable responder con coherencia. Sabemos que el recorrido laboral no es el mismo al principio de la carrera profesional que al final y esto debe reflejarse también en nuestros objetivos.
  • Si cuando realizamos la entrevista nos realizan la afirmación: “No estamos seguros de que usted encaje con el equipo”, debemos responder presentándonos como una persona que siempre ha encajado en los equipos con los que hemos trabajado.
  • Si en algún momento cuestionan nuestros límites como profesional o las posibilidades de ser un perfil obsoleto, debemos explicar las ventajas que podemos tener gracias a la experiencia que hemos adquirido en otras empresas.
En cualquier momento de la entrevista debemos recordar:
  • Todas nuestras habilidades, experiencias y atributos personales son activos que van a tener un valor para un posible seleccionador.
  • Para responder a las preguntas de forma neutral a los inconvenientes planteados, debemos recordar que debemos evitar seguir hablando sobre el inconveniente y, en su lugar, cuando estemos seguro de que hemos comprendido a qué se refiere, darle la vuelta para desactivarla.
¿Cómo podemos buscar trabajo?
Una persona desempleada de 40 años o más debe considerar los siguientes puntos durante el proceso de reincorporación al mercado laboral:
  • Iniciar nuestra búsqueda de trabajo lo antes posible y no cerrarnos a las diversas alternativas que pueden existir. Es importante tener flexibilidad con las condiciones de trabajo y aceptarlas, ya que esto puede ayudar a que tengamos mayores posibilidades de conseguir un puesto que nos permita seguir buscando para encontrar el puesto que realmente deseamos.
  • Recurrir a nuestros contactos profesionales o personales que nos puedan ayudar o aconsejar para conseguir un puesto de trabajo.
  • Actualizarnos en las nuevas tecnologías que existen en nuestra área profesional, ya que nos permitirá competir con personas más jóvenes que nosotros y que también están buscando trabajo.
  • Debemos tener presencia en internet. La gran parte de las ofertas se publican a través de internet. Los seleccionadores utilizan las redes sociales como una herramienta más en la selección para ver nuestra marca personal, por eso es recomendable que tengamos presencia en las principales redes sociales como LinkedIn.
¿Cómo está el mercado laboral en España?
Un desempleado en nuestro país tarda quince meses de media en volver a encontrar un trabajo, tres meses más que al inicio de la crisis (año 2008). Hay que tener en cuenta que el tiempo varía en función del sexo, la edad o comunidad autónoma, según la última ‘Encuesta de la Población’ (EPA).
Raúl Jaime es profesor en IEBS Business School en varios programas Máster, emprendedor de Empresa Formación y profesional del sector de finanzas
También te puede interesar: Webinar | La venta de uno mismo

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.