La incorporación al teletrabajo fue sobrevenida. La declaración de Estado de Alarma por parte del Gobierno el pasado 13 de marzo nos llevó a todos con el ordenador a casa. Y desde allí pasamos los duros días de confinamiento, desempeñando con toda nuestra buena voluntad el trabajo de siempre. Y lo hicimos. En 2019 un estudio publicado por InfoJobs revelaba que más del 65 % de trabajadores españoles deseaban teletrabajar, pero tan solo dos de cada diez trabajadores lo tenían permitido.

Otra encuesta realizada en julio de 2020 indicaba que el 55 % de los ocupados había estado teletrabajando durante los meses más duros de la pandemia. Desde entonces, la cifra de personas que teletrabajan ha ido descendiendo de manera progresiva. Aun así, después de esos meses, el 23 % de los empleados mantienen el teletrabajo todavía hoy. Un 55 % lo hacen por obligación, mientras que un 45 % sigue trabajando en remoto por decisión propia.

¿Todo el mundo quiere teletrabajar?

Como ves, la respuesta es no. Más de la mitad de los que teletrabajan siguen en esta dinámica por las restricciones y en muchos casos no lo hacen todos los días de la semana.

Las encuestas realizadas por InfoJobs desvelan que en Madrid y Cataluña el porcentaje de personas que teletrabajan todos los días se eleva hasta un 60 %. Un 21 % solo lo tiene permitido de manera puntual si existe esa necesidad y un 18 % lo hace más de un día y medio a la semana.

No todo el mundo quiere o puede teletrabajar. Durante el confinamiento no tuvimos más remedio que adaptarnos a la situación. Pero en ese tiempo fueron muchos los que se dieron cuenta de que en el teletrabajo no todo son ventajas. Según el Informe del Estado del mercado laboral en España de InfoJobs y ESADE 2020, las personas que actualmente teletrabajan encuentran en esta modalidad una serie de desventajas importantes.

¿De verdad tiene desventajas teletrabajar?

Muchas personas que teletrabajan opinan que sí, sin perjuicio de las ventajas que puedan llegar a valorar. En cualquier caso, el primer inconveniente tiene que ver con el incremento de gastos de luz e internet que no cubre la empresa, una cuestión que debería resolverse a través del acuerdo de teletrabajo que ya pueden formalizar empresas y trabajadores.

En segundo lugar mencionan la desvinculación emocional y comunicativa, tanto con la empresa como con los compañeros. Durante el confinamiento, no fueron pocas las empresas que pusieron en marcha planes para mantener el vínculo y la implicación de sus equipos. Aquellas organizaciones que mantengan el teletrabajo como opción tendrán que cuidar especialmente esta cuestión.

Existen otras desventajas, como el incremento de horas extra o las distracciones propias del hogar, como son tener hijos en casa u otras ocupaciones que no invitan a la concentración. Aquellos que han probado el teletrabajo como opción también han destacado los problemas físicos (dolores musculares, problemas de visión…) y psicológicos (estrés, ansiedad, desmotivación…). De ahí que no sean pocas las empresas que han puesto el bienestar de sus empleados como objetivo primero, desarrollando planes para hacer ejercicio físico desde casa y actividades en línea.

Algunas empresas también han puesto a disposición de su plantilla servicios de ayuda y apoyo, algo que casa perfectamente con otra de las grandes prioridades: la de seguir cultivando (dentro y fuera de la pandemia) el salario emocional de los empleados.

Teletrabajar como oportunidad

Te hemos hablado de los inconvenientes, pero no podemos perder de vista que para muchas personas el teletrabajo es una opción muy ventajosa. Las personas activas que tienen entre 35 y 44 años dan especial importancia a las facilidades que otorga el teletrabajo para conciliar la vida laboral y familiar. No en vano, es en esta franja de edad cuando la mayoría tienen hijos pequeños. Quieren y deben ocuparse de su desarrollo, pero también quieren pasar más tiempo juntos. Y es lo más sensato.

Los que teletrabajan y lo hacen con gusto valoran muchísimo el ahorro de tiempo en desplazamientos. Durante el confinamiento, las principales ciudades españolas llegaron a reducir la contaminación hasta en un 62 %, cifra que nos da pistas sobre la limitación del tráfico y las consabidas pérdidas de tiempo en carretera. Para muchos, el teletrabajo es cómodo y mejora la conciliación de la vida laboral y familiar. Pero ofrece otras dos grandes ventajas valoradas por los empleados: la flexibilidad horaria y el ahorro económico.

El teletrabajo permite desarrollar cualquier actividad desde otros lugares que no sean la oficina el hogar, como por ejemplo la segunda residencia, la cafetería o una terraza soleada. Aun así, tan solo un 22 % de los que teletrabajaron durante el confinamiento lo hicieron desde un lugar distinto a su primera residencia.

Sea como sea, los que teletrabajan creen que tienen más autonomía para trabajar, son más productivos y se estresan menos. Aquellos que han disfrutado y disfrutan hoy de unas condiciones propicias (despacho propio, tranquilidad y mínimas interrupciones) son capaces de concentrarse mejor que en la oficina. Sacan adelante su trabajo en menos tiempo, lo que sin duda repercute en una gestión más satisfactoria de las jornadas.

Si buscas una empresa que ofrezca teletrabajar, ¡mira las ofertas que tenemos para ti en InfoJobs!

VER OFERTAS

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Si tienes alguna consulta relacionada con tu cuenta en InfoJobs o aún no estás dado de alta como Candidato, consulta aquí.