Puede sonar descabellado y pretencioso el título de este post, y más tomando en consideración los tiempos tan difíciles que corren, pero saber rechazar un empleo a tiempo puede salvar nuestra carrera profesional.

Partimos de la base de que la decisión de búsqueda o cambio de trabajo surge desde diferentes momentos vitales e individuales de cada profesional. El más obvio es cuando no tienes trabajo y estás decidido a incorporarte al mercado laboral sea como sea. Tu actitud frente al empleo en este caso no debe transmitir necesidad ni ansiedad, eres un profesional que, por diversos motivos, se encuentra en un período de transición hacia la empleabilidad. No todo vale en la búsqueda de empleo y aceptar cualquier trabajo no debe ser tu primera opción ya que esto, a largo plazo, te llevará a un estado permanente de frustración. En otras ocasiones esta reflexión de cambio viene motivada por no sentirse autorrealizado en tu puesto de trabajo y buscamos otra opción que nos dé más estabilidad económica y personal. También se da el caso de aun estando satisfechos en nuestra actual posición decidimos buscar nuevos retos y motivaciones que se alineen más con nuestro objetivo, en un sentido más amplio, de búsqueda de la felicidad.

Sea cual sea nuestra situación, si surge una oferta laboral (buscada por ti o propuesta por un tercero) es honesto admitir que el trabajo que te ofrecen no es para ti y decir que NO será la opción correcta. El futuro, al analizar la situación en perspectiva, nos confirmará que hicimos lo más adecuado.

Saber esperar para encontrar el trabajo de tu vida es posible

No debemos cegarnos con ofertas que proponen una aparente seguridad económica o laboral ya que pueden provocar que tomemos una precipitada y errónea decisión. Hay que centrarse en la esencia y valores de la empresa y sobre todo en la calidad del puesto que nos ofrecen. Para ello hay que tener muy claro qué es lo que queremos y saber dónde aportamos un valor diferencial que nos haga valioso en esa empresa. Resultará clave tener el control y gestionar las perspectivas de nuestra carrera para marcar los siguientes pasos, ya que todos los grandes cambios surgen siempre de la reflexión, la planificación y la estrategia. Da miedo decir que NO a un trabajo y rechazar lo que a priori parece una gran opción profesional, pero siendo valientes, persistentes y teniendo las ideas claras, tras el quinto: “Gracias por pensar en mí, pero en este momento estoy buscando otro tipo de retos” puede llegar LA gran oportunidad que dará sentido a todo este proceso de cambio al que llamamos vida.

Aitor Jiménez, emprendedor y autor del blog Empresamientos 

¿Buscas nuevas oportunidades laborales?

Ver ofertas en InfoJobs

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.