El comienzo del año es un gran momento para hacer una reflexión sobre cómo ha ido tu vida el año pasado y pensar sobre cómo quieres que vaya el que empieza.

Al final, la mejor manera de saber si hemos aprendido, si estamos avanzando, es poniéndolo en práctica. Así que si quieres aprender algo nuevo, si quieres cambiar algo, si has aprendido una lección importante en 2014 y quieres llevarla a la práctica en 2015, un propósito es una forma genial para pasar del pensamiento a la acción.

Es una oportunidad que nos podemos dar para parar, pensar y plantearnos nuevas acciones y cambiar un poco la inercia en la que nos vemos en el día a día.

Si eres de los que se lo toma en serio y este año sí, quieres cumplir tus propósitos, te doy 5 consejos que pueden ser útiles para que lo consigas.

1. Piensa para qué quieres conseguir ese propósito: qué quieres conseguir y para qué son preguntas importantes que debes responder antes de ponerte a ello. Cuanto más claro lo tengas más fácil será. Y si el “para qué” quieres conseguirlo conecta con algo importante para ti (por ejemplo tu felicidad, tu bienestar, tu paz interior, etc.) encontrarás una gran fuente de motivación que necesitarás para empezar. Conseguir algo nuevo implica cambiar algo y ponerse en marcha. Así que es muy importante que tengas muchas ganas y energía.

2. Asegúrate de que tu propósito es alcanzable y dependa de ti: es muy importante que te marques un objetivo que dependa sólo de ti. Si vas a poner todo tu empeño en lograrlo, asegúrate de que tú tienes el control sobre ello. Encontrar trabajo, por ejemplo, no depende exclusivamente de ti. Lo que sí depende de ti es tener un buen plan de búsqueda.

3. Divide tu propósito en pequeños pasos: haz un plan. Si tu propósito es “ponerte en forma”, “hacer dieta”, “aprender a meditar”… puede ser un poco difuso. Cuanto más detallado tengas el cómo lo vas a conseguir, más fácil va a ser que lo consigas. Como dice el dicho, “paso a paso se hace camino al andar”. Pues eso.

4. Premia tus avances, te ayudará a mantener tu nivel de motivación bien alto. Dar un paso, por pequeño que sea, se merece un reconocimiento y debes valorarlo. Todos tus logros, del tipo que sean, pueden ser premiados de algún modo, como más te guste. Puedes darte un capricho, comerte un bombón, escuchar una de tus canciones favoritas, darte un rato exclusivo para ti haciendo algo con lo que disfrutas, etc. Todo eso te ayudará a tener constancia de que estás avanzando y a estar muy motivado para el siguiente paso.

5. Disfruta el camino: conseguir el propósito es un cambio y los cambios a veces cuestan. Es posible que haya momentos en los que quieras tirar la toalla. En los momentos duros recuerda todo lo que te puede dar conseguir tu propósito y las ganas que tienes de conseguirlo. Si está siendo algo muy costoso, prueba a seguir avanzando con pasos más pequeños para relajarte un poco. Si está siendo aburrido utiliza tu creatividad para hacer que continuar avanzando tenga un toque divertido y te haga disfrutar.

Si necesitas ayuda, recuerda que hay un montón de recursos a los que puedes acceder para asegurarte que consigues tu propósito. Un buen libro sobre el tema, una web especializada, un foro de gente con tu mismo propósito, un coach… son opciones que te pueden ofrecer información, trucos o apoyo para que puedas dar lo mejor de ti y conseguir tu propósito.

Algunas veces será duro, otras muchas será divertido y motivador, algunas otras te sentirás decaído y otras muy orgulloso de ti mismo. Necesitarás mucho ánimo en este viaje, te aseguro que vale la pena.

Claudia Calderón es Coach certificada y fundadora de The Braveliving, donde realiza sesiones individuales, cursos y talleres.

También te puede interesar: Cumplir años: el momento ideal para fijarse objetivos

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario