Querido candidato:

En tu último mail me preguntabas hasta qué punto es aconsejable hablar sobre asuntos personales en una entrevista de trabajo o si es mejor ceñirse a lo estrictamente profesional.

Hace unos años yo era de las que pensaba que una cosa es el trabajo y otra la esfera personal. En ocasiones había intentado deliberadamente que mi mundo personal no trascendiera ni en una entrevista ni en el día a día del trabajo, siendo muy celosa de mi privacidad. Esta actitud, como digo, era muy deliberada, en mi interior pensaba “qué le importa mi vida privada a la gente”. Este enfoque no tiene por qué ser malo, pero con los años me he dado cuenta que a las personas y a tu entorno debes ganártelo, y a veces no basta con ser un o una buena profesional. Estos no significa perder el norte ni irte al extremo del exhibicionismo de la vida personal. He constado cómo los mejores proyectos se barajan entre personas que se conocen en varios ámbitos de la vida, a los compañeros de trabajo y a los jefes, salvo contadas excepciones, en general les gusta hablar de sí mismos, que se les pregunte por su familia, por los planes de vacaciones y por el fin de semana. Los llamados afterworks (encuentros tras la jornada laboral) estrechan lazos y refuerzan el trabajo en equipo porque permiten conocer a la gente en una dimensión más personal. En definitiva, somos una sola persona y es absurdo intentar diseccionarnos en dos planos para que nunca se solapen.

En la entrevista personal, también puedes aplicar la misma filosofía. Te aconsejo que introduzcas toques de tu vida personal para ganarte al seleccionador. Nos atraen las historias personales. Puede sonar raro, pero cada vez más empresas valoran que sus trabajadores tengan una vida más allá del trabajo y las actividades extraprofesionales dicen mucho del perfil de un candidato. Sin embargo, aquí no me refiero simplemente a mencionar una lista de hobbies, sino a introducir tu propia historia personal para captar la atención del seleccionador. Conocer aspectos de la vida del candidato, fuera del ámbito estrictamente profesional, permite a un seleccionador detectar habilidades más allá de las estrictamente reflejadas en el CV.

A continuación te doy tres consejos básicos para enfocar correctamente la introducción de tu historia personal:

  1. Busca el momento adecuado: espera a coger una cierta confianza con el seleccionador, sé prudente y observador. Antes de comentarle cualquier aspecto de tu esfera privada que decidas trasladarle, el seleccionador debe haber conocido tu perfil profesional. Incluso puedes programar el momento en qué mencionar tu historia personal. Si te pregunta por una cierta experiencia de trabajo o estudios, y allí ves que lo puedes relacionar, no dudes en sacar en ese momento el tema.

 

 

  1. Elige una historia que sea relevante, curiosa, distinta, algo que tú creas que te caracteriza y que por supuesto dice algo positivo de ti. Por ejemplo, una historia de superación, algo de lo que aprendiste y te ha hecho más fuerte. Eso sí, evita cualquier detalle quejicoso o intención de dar lástima, el mensaje debe siempre ir en positivo. Recuerda que caer en la negatividad es lo peor que puedes hacer en una entrevista de trabajo.

 

 

  1. A ser posible, relaciona tu historia con alguna competencia que se te requerirá en tu nuevo puesto. Por ejemplo, si te presentas a un trabajo en que la creatividad es un punto importante, busca una historia personal en que te muestres creativo. Parece de lógica, pero a veces no es tan fácil enlazarlo. Medita bien tu historia y estudia cómo puedes a través de ella dejarle ver al seleccionador que ofreces una característica que te ayudará en tu nuevo puesto de trabajo.

 

Recuerda, finalmente, que una entrevista de trabajo es un contexto muy profesional, pero la persona que te está entrevistando es eso, una persona, no lo olvidemos, y ésta siente y padece igual que tú. Aunque su criterio irá guiado por los aspectos más profesionales de la entrevista para poder evaluar tu idoneidad al puesto, una buena historia personal le puede impactar y lograr dar en la diana de su corazón. ¿Es posible que el seleccionador pueda descubrir en 2 minutos si un candidato tiene talento? Descúbrelo aquí.

Sílvia Forés es Directora de Recursos Humanos de Baker & McKenzie Barcelona y experta en selección de personal. Autora del libro de Plataforma Editorial: “Sólo puede quedar uno. Diario de un proceso de selección”.

¿Estás buscando nuevas oportunidades laborales?

Ver ofertas en InfoJobs

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.