En toda entrevista de trabajo debes demostrar que eres la persona indicada para el puesto. Para ello deberás hablar de tu experiencia, conocimientos, logros que has conseguido en tus anteriores trabajos y dejar claros cuáles son tus puntos fuertes y habilidades que hacen de ti el candidato perfecto. Pero muy probablemente el reclutador que te haga la entrevista te pregunte en algún momento “¿cuáles crees que son tus principales defectos?”.
Una de las razones por las que el entrevistador puede hacerte esta pregunta es para ver cómo reaccionas ante situaciones incómodas. Si ante este tipo de situaciones empiezan a aparecer nervios y no sabes qué responder para no perjudicar tu candidatura en el proceso de selección, aquí tienes algunos consejos que te pueden ayudar.

Prepárate bien la entrevista

Antes de ir a la entrevista infórmate bien sobre la empresa, el puesto de trabajo que debes cubrir y si cumples con los requisitos. Además de estar bien informado deberás prepararte también lo que quieres destacar de tu experiencia profesional o tus habilidades. Analiza la imagen que quieres que se lleven de ti como profesional y prepárate lo que quieres destacar de tu currículum.

No mientas

Sé natural y honesto. El entrevistador se dará cuenta enseguida si mientes sobre tu currículum o finges ser lo que no eres. El objetivo de la entrevista no es conseguir que te contraten, sino conseguir un puesto de trabajo y mantenerlo.
Consigue que te contraten por tus cualidades, muéstrate seguro y con una alta autoestima, pero siempre siendo honesto contigo mismo y con la persona que te está entrevistando. Si necesitas mentir en la entrevista, es que este trabajo no es para ti, pero si consigues que te contraten por tus cualidades, seguro que te espera una larga trayectoria en esta empresa.

Analiza tus debilidades

Para poder ir bien preparando en la entrevista de trabajo debes analizar previamente cuáles son tus verdaderas debilidades. Si te cuesta identificarlas pregunta a familiares, amigos o compañeros con los que hayas trabajado. Una vez las tengas identificadas, haz un listado con todas ellas.

Sé honesto, pero no menciones las habilidades esenciales para el puesto de trabajo

Seguramente has enfocado tus cualidades en todo aquello que te presenta como un buen candidato para el puesto de trabajo al que optas. Para hablar de tus defectos o debilidades ten en cuenta aquellos que has identificado pero que no perjudican directamente el trabajo que quieres conseguir.
Responder algo como “soy demasiado perfeccionista” o “presto demasiada atención a los detalles”, además de parecer una respuesta de manual y poco creíble, da una mala imagen de ti como profesional, sobre todo si el trabajo requiere a un profesional responsable que preste atención a los detalles.
Por ejemplo, si el trabajo que quieres conseguir está relacionado con la comunicación podrías decir que tu debilidad son las finanzas, las matemáticas, que eres incapaz de dominar Excel o que crees que jamás podrías trabajar como programador. Es una respuesta honesta y no afecta a tu trabajo, no necesitas que se te den bien las finanzas para trabajar en comunicación.
También puedes hablar sobre cómo conseguiste mejorar una de tus debilidades. Piensa en algo que antes se te daba mal: impuntualidad, desorganización, exceso de control. Algo que has conseguido mejorar y explica cómo lo hiciste. Demostrarás que tienes capacidad de aprendizaje y que puedes adaptarte y mejorar ante cualquier situación.
Los reclutadores saben que nadie es perfecto, todos cometemos errores y quieren saber cómo afrontas tú los tuyos. Tener claras tus debilidades es una muestra de que conoces tus límites y que no eres un profesional arrogante.

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario