Querido candidato:
Te noto preocupado, me preguntas de nuevo por tu edad, si influirá en tu futuro profesional si pronto no encuentras trabajo, tu cabeza da mil vueltas y tu inquietud es cada vez mayor, igual que tu sensación de edad que va in crescendo: cuanto más lo piensas, mayor te sientes y más años pones mentalmente en tu cabeza, sin ser consciente de que ello, muy sutilmente, te está haciendo un flaco favor.
Me pones en un compromiso cuando me preguntas si es mejor mentir o bien omitir la edad en tu CV. Yo como seleccionadora no puedo aconsejarte algo así, porque uno de los mayores errores que puede cometer un candidato en un proceso de selección es mentir, con el consecuente riesgo de ser descubierto y descartado. Omitir la edad en un CV lo veo bastante a menudo, pero precisamente por ello, por omitir la edad, estás dando pistas al seleccionador de que es algo que quieres ocultar y posiblemente te pondrá más años encima de los que en realidad tienes. En fin, es muy complicado acertar.
También te contaré que los portales de empleo, al lado de tu CV, te identifican directamente con un número, tu edad, por lo que al consignar tu fecha de nacimiento al introducir tu CV, el seleccionador no debe molestarse en hacer ni siquiera un simple cálculo: ve tu edad al cabo de un segundo.
Me he encontrado con candidatos que han introducido una fecha de nacimiento incorrecta a propósito (una década menos, por ejemplo) para evitar que su CV acabe directamente descartado. Puede salirte bien la jugada, a mí me ha pasado estar entrevistando a alguien, fijarme por un momento en su fecha de nacimiento y no cuadrarme mucho ni la apariencia física ni las fechas de los estudios de su CV. Yo creo que si haces algo así es tremendamente arriesgado: te puede salir bien y en ciertos casos abrirte puertas a una entrevista. Sin embargo, permíteme que de un consejo: si optas por ello, cuando llegues a la entrevista, no esperes a que lo descubra el entrevistador, que lo acabará haciendo seguro (si no lo intuye al momento, lo hará cuando ate cabos a lo largo de la conversación). Adelántate tú mismo y cuéntale de forma sincera que habías visto esa oferta, que temías que la edad fuera un handicap y querías por lo menos tener la entrevista. Como no sabemos cómo se lo va a tomar quien te entreviste, la jugada te puede salir bien o mal. A mí me ha pasado, he entendido los motivos del candidato y hemos seguido adelante con el resto de candidaturas, a la búsqueda del más adecuado con independencia de la edad. Pero puede haber seleccionadores que no toleren ese engaño y te descarten.
En conclusión, yo no te recomendaré que falsees tu edad, simplemente te cuento lo que he visto y vivido para que puedas sacar tus propias conclusiones. Además, cabe no olvidar que existen muchas ofertas abiertas a todo tipo de edades y personas a quien la edad del candidato no les importará lo más mínimo, pero sí el hecho de que les mientas, por ello, no ser sincero ya te sitúa en un terreno altamente resbaladizo en el momento de optar a una entrevista personal.
El tema de la edad es muy relativo: una persona mayor (y ¡ojo! ¿es que con 50 años alguien es mayor?… Yo lo pongo en duda) puede ser muchísimo más vitalista que una persona joven, ya sabemos que todo es cuestión de espíritu. Lamentablemente en un trozo de papel llamado CV difícilmente ese espíritu se puede demostrar, por lo que las personas más senior deberán en ocasiones hacer un esfuerzo doble para llegar al seleccionador.
Yo diría que conviene elegir bien las ofertas, no postular a las que claramente parece que van enfocadas a un público más joven. Una vez identificada una oferta en la que te veas reflejado, manda tu CV y llama a tu entrevistador si ves que en unos días él no lo hace. Hazte valer, que te conozca, dile que te pones en contacto precisamente por no quedar a la sombra por un tema de edad. Sé que parecerá un poco idílico lo que te estoy diciendo, pero no sabes qué límites de edad le ha indicado el cliente a este seleccionador o qué barreras tiene en su cabeza. Intenta romperlas mostrando interés y que realmente eres válido.
Yo mientras tanto, como seleccionadora, seguiré luchando en los briefings con mis clientes más obstinados (repito, por suerte hay muchos a quien la edad les da igual) por derrumbar argumentos tales como que el personal senior es más apalancado, está poco actualizado en nuevas tecnologías, le cuesta adaptarse, no quiere viajar, bla bla bla… A ellos les diré que precisamente estas personas, cuando se les da la oportunidad, son trabajadores tremendamente leales a la empresa, que con mayor esmero, dedicación, y por supuesto expertise, rendirán en sus puestos de trabajo, en agradecimiento a la oportunidad brindada.
Un último consejo, si me lo permites: cuanto “mayor” eres, más actualizado debes parecer en nuevas tecnologías. Fórjate una buena reputación online y sé muy activo en foros de tu sector. Y recuerda que, sea como sea, te entreviste quien te entreviste, independientemente de todo, tú transmites lo que piensas: la edad sólo importa si a ti te importa. Seguiremos en contacto en próximos capítulos.
Sílvia Forés es Directora de Recursos Humanos de Bové Montero y Asociados y experta en selección de personal. Autora del libro de Plataforma Editorial: “Sólo puede quedar uno. Diario de un proceso de selección”.

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario