A día de hoy ya nada es predecible y el futuro son las relaciones que fomentan conocimiento y ayudan a gestionar el talento. Así, comienzan a surgir cambios en el comportamiento dentro de las empresas, sobre todo cuando el empleado no está contento con su puesto de trabajo, llevándole en muchas ocasiones a querer abandonarlo.
Esta situación genera una tendencia muy extendida a día de hoy, casi diría que “hyre”, la aparición de los knowmads, o aquellos que cambian de trabajo continuamente. Esta situación de cambio constante de trabajador da mala imagen a la compañía y con ello reduce su engagement.
¿Qué motivos llevan realmente al empleado a abandonar su puesto de trabajo?
1. Relación mala con sus jefes. Los empleados no necesitan ser amigos de sus jefes, pero por lo menos debe haber una buena relación ya que pasan muchas horas juntos. El antimanagement con tu empleado puede ocasionar esa falta de compromiso por su puesto de trabajo y provocar su huida.
A su vez, una mala relación con los compañeros de trabajo también puede ser la causante de esta marcha. Ante esta situación, un buen feedback es necesario.
2. El trabajo en sí no le supone evolución. El empleado quiere disfrutar de su trabajo y ver que poco a poco puede dar más. Demostrar sus habilidades y mejorar le ayuda a fortalecer su autoestima y con ello su compromiso. De hecho, según diversos estudios, el empleado aumenta su compromiso cuando pertenece a compañías que le permitan desarrollarse y formarse como profesional. Vivir nuevas experiencias siempre es enriquecedor, tanto en la vida personal como en la profesional. Por tanto, si el trabajo no le da la oportunidad de evolucionar, de ser autónomo e independiente, el empleado buscará otro trabajo. Tu reto como líder es conocer sus aspiraciones y fomentar esa pasión.
3. Contribución del trabajo a las metas de la organización. Para aumentar el compromiso los empleados deben sentir que su labor ayuda a fomentar los objetivos de la organización, que son parte de un proyecto más grande que su trabajo, es decir, que aportan valor. Para ello es necesario que sus objetivos estén alineados con los que persigue la compañía. Ayuda a tu empleado a entender por qué su trabajo tiene sentido y lo que puede aportar.
4. Inestabilidad financiera en la organización. Viene derivada por la falta de ventas, despidos o reducción de la jornada de trabajo, congelación de salarios, competidores exitosos, la mala prensa, la rotación de personal, fusiones etc. Esta situación de inestabilidad lleva a que los empleados, preocupados por su futuro, tiendan a querer irse de la compañía. Ante esto, hazle saber a tu empleado cómo va el negocio en todo momento y cuáles son los planes de la organización para el futuro. Ello ayudará a mantenerlos en su puesto.
5. Mal entorno laboral. ¿Tu compañía aprecia a tus empleados, les trata con respeto y les compensa? Los empleados aprecian un entorno de trabajo en el que la comunicación es accesible y el management claro y cercano. En este sentido, reconocer el desempeño de tu empleado es vital para mejorar el entorno laboral y aumentar así su compromiso. Este buen entorno ayudará también a fomentar que se hable mejor de tu empresa y con ello a transmitirlo mejor hacia fuera.
La tarea de las empresas es crear una cultura distintiva que abogue por la transformación de las prácticas en la gestión del talento, creando un ambiente idóneo para el crecimiento personal y profesional del equipo y con ello el aumento del engagement.
En definitiva, abandonar la zona de confort y abogar por una cultura en la que el empleado sea el centro y el líder un mero mentor.
Rubén Rodríguez es experto de Comunicación en Wonnova
También te puede interesar: Cómo redactar una carta de baja voluntaria

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.