Un gran porcentaje de vacantes son cubiertas a diario, sin necesidad de ser publicitadas, con candidatos referidos o recomendados por personas del entorno más próximo o con personal contrastado con el que se ha colaborado anteriormente mediante prácticas o contrataciones puntuales.

Por tanto, la creación y mantenimiento de una adecuada red de contactos, por encima de otras, resulta una eficaz técnica para encontrar trabajo.

Es habitual creer que nuestro círculo es escaso o limitado, pero a poco que nos centremos en la tarea descubriremos que no es así. El repaso por nuestra red de contactos debe comenzar obviamente por familiares, amistades y posteriormente ir añadiendo a compañeros de estudios, profesores o monitores con los que realizáramos algún curso o taller, compañeros o jefes de trabajos anteriores, etc.

No obstante, podemos generar nuevos contactos mediante el uso de las redes, creando una potente y cuidada marca personal con la que obtener visibilidad y reflejar nuestro potencial profesional. Es necesario en este caso contar con un perfil lo más actualizado y detallado posible, participar activamente y aportar contenidos de valor e interés; que no debe confundirse con saturar y llegar a importunar de manera que nuestra imagen salga perjudicada.

Otra manera de ampliar nuestro círculo de contactos, mientras dura el periodo de inactividad, es manteniéndose ocupado ya sea con formación o con labores de cooperación y voluntariado. A la vez que nos encontramos ampliando conocimientos o poniendo en práctica nuestras capacidades, podemos conocer gente afín a nuestros intereses u objetivos. El contacto con personas en tu misma situación es muy positivo ya que crea una serie de sinergias y apoyos muy valiosos.

Aunque debemos estar abiertos a conocer gente y hacer contactos, no todo es tener cuantos más mejor. Es importante saber priorizar y focalizar sobre aquellos que por algún factor en particular como el sector profesional en el que se mueve o por las funciones que desempeña nos resulten de mayor interés.

Mantener estos contactos requiere de planificación, dedicación constante labrando buenas relaciones y procurando contactos frecuentes preferiblemente cara a cara. Es necesario aprender a socializar y fortalecer nuestras habilidades interpersonales, entablar encuentros y acudir a reuniones o entrevistas de carácter más o menos formal. En ellas debemos ser capaces de trasladar de manera natural y clara nuestra situación de inactividad, manteniendo una actitud proactiva. Destacando los proyectos y empleos que nos interesan, agradeciendo toda información y apoyo que nos puedan bridar.

Eliseo Casamichana es profesional de RRHH y administrador del blog EMFOCA “Empleo y Formación Provincia de Cádiz”

¿Buscas nuevas oportunidades laborales?

Ver ofertas en InfoJobs

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.