¿Buscas tu primer empleo o estás pensando en cambiar de trabajo? Entonces ha llegado el momento de que te relaciones con el reclutador en vivo y en directo, sin esconderte detrás de una pantalla. Toca conectar para saber si hay encaje posible en su empresa y para que te recuerden como candidato para actuales y también futuras posiciones. Para ello, es importante que seas proactivo.
¿Qué frenos tienes para mantener un cara a cara con el reclutador? 
Esta es la pregunta clave y las respuestas pueden ser bien diversas. Algunos pueden decir que no quieren molestar, otros que es de mala educación hablar con desconocidos y en muchas ocasiones la objeción principal es que creen que no merecen la atención del reclutador. Vamos a enterrar todos estos mitos, a continuación te doy algunas claves para conseguirlo:
1. Investiga al reclutador antes de motivar un encuentro en persona. Tienes a tu alcance mucha información para desvelar coincidencias e intereses compartidos. Puede que hayáis estudiado en el mismo colegio o universidad, o bien tengáis conocidos o amigos compartidos. Aprovecha las coincidencias para crear una relación y construir confianza.
2. Asiste a actos, conferencias o congresos. Es un momento ideal para establecer una relación y conocer mejor el estilo, valores y las necesidades del reclutador y la empresa en cuestión. Así sabrás mejor cómo encarar la relación y, sobre todo, podrás tratar y cruzar impresiones sobre la charla o conferencia. 
3. Pregunta y pregunta. Aprovecha toda ocasión para recoger información sobre el reclutador (puede que un amigo, familiar o conocido sepa algo de él o la empresa). Las respuestas te darán luz para saber cómo abordar un encuentro cara a cara. 
4. Atrévete. Date permiso para atreverte y aprovechar toda oportunidad que surja. Imagínate que el reclutador da una charla y al finalizar te acercas para felicitarle y le propones quedar para conocer más su proyecto. ¡Adelante! Sólo sabrás la respuesta si das el paso y le preguntas. 
5. Hazte amigo del no. No importa las veces que te digan que no. Lo importante es que insistas y persistas hasta conseguirlo. Que te hayan dicho que no una vez no significa que te vayan a decir que no siempre. Cada no responde a una petición concreta, en un momento específico. Cuando te digan que no, da las gracias, sonríe y pide feedback
6. Autoconocimiento. Ponle nombre a tus miedos y temores y busca una perspectiva que te dé fuerzas para atreverte. La respiración ayuda a muchos a serenarse. A otros les ayuda pensar en momentos de su vida en los que se atrevieron y les funcionó bien. En otros casos, a algunas personas les funciona “humanizar” al reclutador como, por ejemplo, imaginándoselo en una situación cotidiana, para evitar bloquearse.
7. Gánate la atención del reclutador. Es la manera de dejar huella y que te recuerden. Deja atrás el teclado y la pantalla del ordenador y ponle cara al reclutador motivando un encuentro cara a cara inolvidable. 
Silvia Bueso es conferenciante, captadora de fondos y coach experta en el "Arte de Pedir" para conseguir. Te enseña a pedir, vender y relacion-Arte para conseguir tus objetivos. Es autora del blog El Arte de Pedir 

¿Buscas nuevas oportunidades laborales?

Ver ofertas en InfoJobs

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.