Hace poco leía un artículo en la revista Harvard Business Review en el que se hablaba de cómo las personas que tenían éxito eran las que conseguían hacer de los obstáculos un gran valor. Bueno, yo diría que son las que se dan cuenta de las dificultades pero no se dejan vencer por ellas, porque no se desaniman ni bajan los brazos quejándose de su mala suerte, ni se sumergen en un pozo sin fondo ahogándose en el drama, sino que son capaces de ver un poco más allá. No niegan los obstáculos, simplemente los toman como algo a vencer y superar, sabiendo que con esta actitud podrán aprender alguna lección valiosa que les pueda valer para el futuro.

Cómo sacar provecho de los obstáculos

A veces nos metemos de lleno en algún proyecto que a la larga no resulta bien. Cuanto más nos anclemos en el mismo, más nos quedaremos atrapados en la negatividad y más difícil nos resultará salir de ella. Mejor darse cuenta pronto, cuando aún tenemos un cierto margen de maniobra: de este modo perderemos menos energía en el camino.

Es importante tener evidencias reales. A veces creemos que las cosas son de un determinado modo, pero no nos damos cuenta de que únicamente son así en nuestra cabeza, y sólo al llevar nuestras ideas y proyectos a la práctica podemos comprobarlo. Por supuesto que a veces es descorazonador haber invertido ilusión en proyecto y ver que fracasa, pero al menos has sido capaz de intentarlo (en lugar de sólo imaginar sin hacer nada al respecto). Piensa también que has ganado experiencia, y ya tienes más información objetiva sobre lo que funciona y lo que no, con lo cual estás más aventajado para avanzar.

Ejercicio para tomar conciencia

Toma una hoja y divídela en tres columnas. En la columna de la izquierda, escribe una lista de los obstáculos y problemas que te impiden llegar a tus objetivos.
Pasa cinco minutos pensando maneras diferentes para resolver estos problemas, y detalla las posibles soluciones en la columna del medio.
Muestra la lista de problemas y soluciones a un amigo, y pídele si es capaz de encontrar alguna solución adicional a las que tú has escrito.

Cuando hayas agotado las posibilidades y no se te ocurran más, intenta, junto con tu amigo, pensar en cómo nuestros problemas podrían esconder alguna  oportunidad en la que no habías pensado. Anótalas  en la columna de la derecha.
Es probable que, después de haber completado este ejercicio, puedas cambiar un poco tu perspectiva.

Finalmente, hay que recordar es que las personas de éxito son las que se centran en su situación presente con una actitud positiva y  tratan de utilizar todo lo que tienen a su disposición en la consecución de sus objetivos, sabiendo que las condiciones perfectas nunca llegarán. Las sorpresas, los obstáculos, e incluso decepciones nos pueden ayudar a desarrollarnos, fortalecernos y aprender, si estamos dispuestos a aprovecharlos.

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario