Existe un concepto que nos puede ayudar a conocer mejor nuestra posición económica cuando estamos en situación de desempleo: la libertad financiera, que es el tiempo que podemos vivir con nuestros ahorros y demás fuentes de ingresos manteniendo un estilo de vida parecido al que teníamos cuando estábamos trabajando. No es lo mismo disponer de 3 años para encontrar un trabajo que de 6 meses, y tampoco es lo mismo si necesitamos una inversión de capital para crear un negocio o si optamos por buscar trabajo en el extranjero.
Todos sabemos más o menos de cuánto dinero disponemos, pero con este dato no es suficiente, más o menos no vale, debemos conocer nuestra economía con exactitud. Esto minimizará el riesgo de agotar nuestros ahorros sin darnos cuenta, sin ser conscientes y toda la tensión y estrés que ello puede conllevar.
Para ser más conscientes de nuestra posición, podemos anotar los siguientes datos en una tabla de excel o a la antigua usanza, con papel y boli.
Por un lado los ingresos:
Recursos de los que partimos:
Ahorros disponibles a corto plazo: cuentas corrientes, plazos fijos con vencimiento a corto plazo, depósitos con liquidez. Ojo con incluir los planes de pensiones, infórmate sobre cuando lo podrías rescatar, si es el caso. Es un buen momento para ir al banco y preguntar sobre la liquidez de los productos contratados.
Indemnización por despido.
Ingresos periódicos:
Alquiler de bienes inmuebles (pisos, garajes…).
Prestación por desempleo.
Ingresos de otro miembro de la unidad familiar.
Rendimientos por inversiones, intereses, dividendos…
Otro tipo de ingresos.

Por otro lado los gastos:

Vivienda: alquiler o hipoteca.
Suministros y tasas: agua, electricidad, calefacción, teléfono, internet, comunidad, basuras…

Alimentación y compra.
Transporte: letra del coche, gasolina, tren, avión, metro…
Seguros: coche, vivienda, vida…
Educación: colegios, libros, matrículas…
Salud: seguros sanitarios, gimnasios, medicamentos…
Ocio: vacaciones, restaurantes, fiestas, conciertos, aficiones…
Impuestos: declaración de la renta y otros…
Ropa y calzado.
• Otros gastos.
A continuación sumamos ingresos y restamos gastos mes a mes, ¿Cuánto tiempo tardamos en llegar a 0€, es decir, a quedarnos sin dinero? Este dato en meses o años es nuestra libertad financiera. Ni que decir tiene que no podemos plantearnos un objetivo laboral que vaya a producirnos ingresos más allá de esta franja de tiempo.
Otra ventaja de conocer nuestra libertad financiera es saber si es posible invertir o no y cuánto dinero en nuestro objetivo laboral: cursos, máster, proyectos…
Otro concepto interesante es identificar si deseamos obtener nuestra prestación por desempleo mes a mes o capitalizar el paro y obtener la prestación toda de una vez, si tenemos idea de montar un negocio.

Sé que todo esto parece una obviedad, pero creo que no está de más recordarlo, ya que no tenerlo en cuenta puede suponer una quiebra individual o familiar.

También te puede interesar:

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario