La necesidad de adecuar la formación universitaria a las necesidades reales del mundo empresarial es uno de los temas recurrentes cada vez que se debate el futuro de la educación universitaria en España. Actualmente son muchas las titulaciones que distan de ajustarse a las salidas profesionales, pero hay diversas vías de acercar el ámbito académico y el laboral de manera positiva para todos, según las conclusiones de los expertos del Think Tank InfoJobs, que han dedicado su segundo encuentro a analizar la educación superior en España.
Adecuación del mapa de titulaciones
Una de las primeras críticas que se producen cuando se habla de la colaboración entre la universidad y las empresas es la necesidad de que los centros académicos mantengan su perfil de difusores del conocimiento y líderes en investigación.
Según los expertos, ninguna de estas características debe desaparecer, pero sí que debe buscarse el equilibrio entre las titulaciones dirigidas a estos aspectos y las expectativas de los cientos de miles de estudiantes que buscan una formación que les permita incorporarse al mercado de trabajo.
Una de las principales conclusiones del Think Tank InfoJobs es que el mapa actual de titulaciones en España es insostenible: no sólo por el elevado número de universidades existentes, sino sobre todo por la gran similitud de los planes de estudio que ofrecen. Los expertos proponen la fusión de algunas titulaciones, la creación de primeros ciclos más generalistas y una oferta de segundos ciclos específicos más enfocados a cubrir la demanda del mercado laboral. Para ello sería requisito además la especialización de las universidades. Se trataría de crear centros de referencia en algunos ámbitos, que garantizaran una alta calidad de la formación y un buen programa de prácticas que complementara la parte académica.
Presencia de la empresa en la universidad
Según los expertos, uno de los factores principales de la falta de adecuación entre los planes de estudio universitarios y las demandas del mercado laboral es la falta de presencia del mundo empresarial en los órganos universitarios. En este sentido, sería conveniente que los agentes económicos pudiesen participar en la toma de decisiones de la oferta universitaria: desde las grandes compañías al resto de empresas (medianas, pequeñas y microempresas).
Actualmente, en algunos casos, este papel lo cumplen las patronales, pero sería interesante que se fuera un paso más allá: las necesidades de todo un sector siguen siendo demasiado amplias, la participación de empresas facilitaría la concreción de los planes de estudio enfocados al empleo real. Es decir, se trata de que quienes van a demandar a los profesionales del futuro pudieran especificar cuáles son los conocimientos y competencias que van a requerir, tal y como ya se hace en otros países y en las mejores universidades del mundo. De ese modo, la universidad sería una verdadera puerta de entrada al mercado laboral.
Profesionales como docentes universitarios
Otro de los problemas detectados en el análisis realizado por el Think Tank InfoJobs es el gran número de profesores universitarios que están desvinculados de la realidad del mercado laboral. Por ello consideran que, en algunas disciplinas, debería ser requisito que hayan tenido experiencia laboral previa en su campo de trabajo (más allá de la docencia o la investigación). Sólo así podrá conseguirse que el equipo docente pueda transmitir una visión tanto teórica como práctica de la materia que imparten.
Esta incorporación de profesionales a la docencia universitaria podría tener una oportunidad única en los próximos años, ya que está prevista la jubilación de un gran número de profesores universitarios. Sus vacantes podrían renovarse con profesionales interesados en cubrirlas bien a tiempo completo o bien compaginando la docencia con su trabajo en el sector empresarial.
Prácticas en empresa y reciclaje de trabajadores
Los continuos cambios en el mundo laboral hacen que cada vez sea más complicado concebir toda una carrera profesional basada solamente en la formación universitaria inicial. La necesidad de la formación continua para los trabajadores es ya una realidad, pero aún son muchas las empresas que no participan en este proceso.
Una de las propuestas del Think Tank InfoJobs contempla este hecho como una gran oportunidad de colaboración entre universidad y empresa.
Los expertos proponen que los centros académicos ofrezcan cursos de actualización y reciclaje para empleados. A cambio de esta formación para sus trabajadores, las empresas deberían tener un papel más activo a la hora de formar a estudiantes universitarios en sus periodos de prácticas. Un win to win del que todos podrían salir beneficiados con un coste mucho menor que otras alternativas de formación continua.

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario