La regla de oro de cualquier candidato para optar a un puesto de trabajo debe ser la preparación a conciencia de su entrevista.

No hay lugar para la improvisación o para confiar en la suerte: estas actitudes son poco profesionales y contrarias a lo que a un entrevistador quiere encontrarse frente a su mesa.

Por ello es importante que realices un DAFO específico para el puesto al que optas. Lo hiciste antes de enviar tu candidatura, pero ahora la situación ha cambiado: ahora dispones de la información facilitada en la entrevista telefónica y hay aspectos del DAFO que deben evolucionar. Realízalo de nuevo y de forma concreta de cara a la entrevista.

Aplicar un análisis DAFO consiste en estudiar cuáles son tus puntos fuertes y débiles para un puesto de trabajo, en relación a las amenazas y oportunidades que presenta su entorno.

Recuerda que los parámetros que analiza esta herramienta son internos (debilidades y fortalezas) y externos (amenazas y oportunidades):

  • Debilidades: Limitaciones que pueden impedir a la persona defenderse de las amenazas o aprovechar las oportunidades. Describe los factores en los cuales poseemos una posición desfavorable respecto al resto de candidatos. Por ejemplo, la falta de experiencia.
     
  • Fortalezas: Puntos fuertes que permiten hacer frente a las amenazas y aprovechar las oportunidades. Describe los recursos y las destrezas que has adquirido como candidato, ¿en qué nos diferenciamos del resto? ¿Qué sabemos hacer mejor que ellos? Por ejemplo, experiencia en el extranjero o disponibilidad inmediata de incorporación.
     
  • Amenazas: Describe los factores que pueden poner en peligro nuestra candidatura. Si las amenazas son reconocidas a tiempo pueden esquivarse, solventarse o ser convertidas en oportunidades. Por ejemplo, no disponer de una formación específica.
     
  • Oportunidades: Factores del entorno que, bien aprovechados, pueden proporcionar ventajas o beneficios. Por ejemplo, vivir cerca de un puesto de trabajo o tener un nivel de idiomas elevado (aunque no lo soliciten).

Resumiendo, lo importante es analizar el resultado y sobre todo…

  • Remarcar los puntos fuertes: Son los que el entrevistador estará más interesado en conocer ya que están orientados al puesto de trabajo que quiere cubrir.
  • Aportar soluciones a los puntos débiles: Nunca debemos mentir, no podemos ser buenos en todo, pero podemos mejorar en aquello que sea necesario.
  • Convertir las amenazas en oportunidades: Descubrir en qué podemos destacar y resaltarlo en primer plano.

Recuerda que es fundamental realizar un análisis de tu perfil laboral y personal como punto de apoyo para responderte a ti mismo una serie de preguntas básicas:

  • "¿Cuáles son mis cualidades y méritos para optar a ese empleo?"
     
  • "¿Qué factores me distinguen del resto de candidatos?"
     
  • "¿Qué me ha llevado a solicitar trabajo en esta empresa en concreto y qué aportación puedo ofrecer a la misma?" 

 

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario