Son tests que, mediante preguntas sobre situaciones, nos piden que elijamos las respuestas más o menos alejadas de nuestra forma de pensar y actuar habitual.

Generalmente son preguntas complejas que han de solucionarse con una respuesta simple. Para la empresa, estos ejercicios tienen como objetivo conocer los rasgos de la personalidad del candidato y ver su grado de adecuación al puesto ofertado.

La personalidad es un conjunto de características propias que nos hacen especiales y diferentes a los demás, y que nos llevan a tomar una serie de decisiones concretas y a pensar de una manera determinada.

Una prueba sin puntuación

Las respuestas de este tipo de tests no son correctas o incorrectas, son representativas de lo que somos y de aquello que mejor se ajusta a nuestra forma de ser.

En función del puesto requerido se necesitará un tipo de persona u otra. Por ejemplo, un director de ventas deberá tener un rasgo en su personalidad de iniciativa, liderazgo o dominancia. Por otro lado, un perfil de diseñador gráfico podrá necesitar rasgos de perfeccionamiento y creatividad.

No obstante hay rasgos personales que se valoran en todos los perfiles, como pueden ser el sentido de responsabilidad, el optimismo, la sinceridad o la capacidad de superación.

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario