El caso

Según Javi, le despidieron de su antiguo trabajo por haber cosechado demasiados éxitos: su jefa lo veía como una amenaza. Fuera o no verdad, lo cierto es que disponía de un envidiable dossier de prensa que había conseguido para la marca de moda para la que trabajaba como Director de Marketing y Comunicación.
A sus 32 años, llevaba 4 meses en paro y estaba buscando empleo activamente. Tenía experiencia y una trayectoria profesional coherente y ascendente, tenía numerosos contactos en el sector, hablaba 5 idiomas y se definía como un currante nato. Además, en el cara a cara se mostraba lleno de energía, seguridad, simpatía y educación.  Se valoraba a sí mismo y no estaba dispuesto a aceptar un trabajo de menos de 2.000 euros, al menos al inicio de su búsqueda.

De hecho, en 4 meses ya había conseguido varias  entrevistas de trabajo pero no le habían ido demasiado  bien y Javi no entendía exactamente por qué. Si tenía un buen bagaje profesional y era bueno en el cara a cara, ¿qué sucedía?

Sólo quedaba mirar en el CV.

El curriculum de Javi

A primera vista estaba muy bien: era legible, visualmente vistoso, claro en sus mensajes…
Sin embargo, algo fallaba en su última experiencia como “Director de Marketing y Comunicación”. Las funciones desarrolladas en el puesto no se correspondían con el cargo. Mejor dicho, no se correspondían con el cargo de Director de Marketing. Correspondían solo al cargo de Director de Comunicación: gestión de prensa, eventos, presencia online, publicidad… Realmente, Javi era el Director de Comunicación de aquella empresa.

De hecho, poco sabía Javi de marketing. Eso, simplemente, lo decía su cargo.

Entonces: ¿quién era el responsable de marketing de aquella empresa?

Realmente “nadie”. O mejor dicho, varias personas. Era una pequeña empresa donde las decisiones de “marketing” se compartían entre diferentes responsables de área, Javi incluido.

Epílogo: La energía perdida

Javi estaba aspirando a puestos que no encajaban exactamente con él, perdiendo tiempo y energía en su búsqueda de empleo. Acababa en  entrevistas de trabajo donde decepcionada al reclutador debido a su falta de conocimientos y logros en el área de marketing.

Curiosamente, un mes después de eliminar la palabra “marketing” de su CV y de centrar su búsqueda en comunicación encontró trabajo como responsable de comunicación de una pyme.

Por 1.500 euros.

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario