El calor del sol sobre nuestra piel, llegar a casa después de un largo día fuera, el sabor de un helado, el sonido de las olas del mar, una conversación agradable con un amigo, saludar cada mañana al camarero que te sirve el café…
Hay gran belleza a nuestro alrededor:agradecerlo y disfrutarlo es un don, un regalo que nos da la vida para saborear las cosas buenas que tenemos. “Everyday is a bonus” (cada día es un premio), dice Oprah Winfrey…
El poder de la gratitud
La práctica de la gratitud es milenaria. En todas las culturas y religiones existe la tradición de ser agradecidos con lo que tenemos.  Si tanta gente lo hace y desde hace tanto tiempo, será por algo, ¿no?
Poner foco en lo que tenemos en vez de en lo que nos falta es mucho más gratificante. Así pues, una buena forma de valorarlo es agradeciendo su existencia. Ser agradecidos nos ayuda a vivir el presente, porque…
-Lo bueno o malo que vivimos en el pasado, puede ser causa de melancolía o tristeza.
– Lo bueno o malo que nos puede pasar en el futuro puede ser causa de ansiedad o estrés.
Por ello, empezar a vivir más en el presente y ser agradecidos, nos ayuda a valorar lo que tenemos y a saborear el  momento que estamos viviendo.
Si quieres ver qué se siente, pruébalo, al menos un día, una vez. El beneficio es inmediato. Experimenta la sensación de gratitud, piensa en una cosa por la que estar agradecido. ¿Una sonrisa aparece en tu boca? ¿Sientes bienestar en tu cuerpo? Si lo haces cada día y consigues convertir en un hábito la gratitud diaria, seguro que te sentirás mejor contigo y tu entorno. Si ves que te sienta bien, ¿por qué no mantenerlo?
Siempre hay algo por lo que estar agradecido
Valórate a ti mismo y aprecia tus puntos fuertes. Cambia tu foco, es mejor centrarse en lo positivo. Puedes sentirte agradecido muchas veces a lo largo del día por las pequeñas cosas que te van pasando, aunque sea encontrar aparcamiento con facilidad, tener un buen día en el trabajo, escuchar una bonita canción. …
También puedes expresar gratitud a los demás, por hacerte algún favor, por ser parte de tu vida, escuchar tus problemas o no rechazarte cuando tienes un mal día y estás de mal humor.
Si lo que quieres es aumentar tu gratitud, hay distintas formas para practicarla a diario. Por ejemplo…
Proponte prestar más atención a cualquier momento de tu día por el que puedes expresar gratitud y dedica unos minutos antes de irte a dormir a reflexionar sobre los momentos y las cosas buenas que te han pasado: puede ser una sola cosa o todas las que quieras…
Hay personas que prefieren escribirlas en un diario, también puedes compartirlas con otra persona, o simplemente pensarlas.Concéntrate en ese sentimiento de gratitud y trata de evocarlo tantas veces como quieras a lo largo del día. Porque mientras lo estés sintiendo serás más feliz y te sentirás mejor contigo mismo, con los demás y con el mundo a tu alrededor.

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario