La crisis que ha azotado a nuestro país en los últimos años ha cambiado la forma de pensar de muchos profesionales que, a menudo, se estancan en un trabajo que les hace infelices.
Son muchas las señales que pueden demostrarte que necesitas cambiar de empleo. Si te sientes identificado con alguna de ellas (o con varias), ¡es hora de empezar a pensar en dar un giro a tu carrera profesional!

Estancamiento

Es posible que sientas que ya no puedes mejorar, ascender o hacer nada “nuevo” en tu actual puesto de trabajo. Son muchas las personas que pierden la ilusión y la motivacióncuando se les cierran las puertas de un futuro laboral mejor, así que, si este es tu caso, es posible que a corto/medio plazo empieces a sentirte a disgusto en tu puesto de trabajo.

Falta de motivación

La falta de motivación puede tener muchas causas. Cuando tu trabajo no te llena se hace difícil salir de casa cada día, alegrarse por los triunfos de la empresa o ser proactivo en las tareas y proyectos del día a día.

La estabilidad no lo es todo

“Deberías dar gracias por tener trabajo”, “tal y como está la cosa hoy en día, más vale pájaro en mano…”, etc. Son algunas de las frases que podemos oír habitualmente. Para muchos profesionales, tener un empleo y un sueldo (y en la mayoría de casos estabilidad), significa tranquilidad y felicidad. Si no es tu caso, es posible que necesites echar un vistazo a nuevas ofertas.

No estás al 100%

Si estás desmotivado, tu actitud dejará huella en todo lo que hagas. Es posible que no te sientas con ánimos de “darlo todo” en cada tarea o que completes tus proyectos de forma automática y poco pulida para “salir del paso”. De forma gradual, tu actitud afecta a tu prestigio profesional, daña a tus compañeros y a tu empresa, así que resulta una señal inequívoca de que debes plantearte un cambio.

Estás “quemado”

Lo que sientes tiene nombre y se llama síndrome de burnout. Cuando un trabajador está sometido a elevados niveles de estrés (los motivos pueden ser varios), comienza a estar irascible y a sentirse contrariado en muchos momentos de su jornada. Ira, frustración, tristeza, etc.
Éstos son algunos de los sentimientos que padece el trabajador “quemado”… ¿los reconoces?

No te valoran

Te estás esforzando, aportando buenas ideas, cuidando la reputación y la imagen de la empresa como si fuese tuya, pero tus logros no son reconocidos. Un trabajador valorado es un trabajador más feliz y más motivado. Si no es tu caso y ello te hace infeliz, ¿ha llegado el momento de cambiar de trabajo?
Maria Rúbies es coach, empresaria y directora de CV-Coach, el servicio líder en España en redacción de currículum vitae y cartas de presentación, optimización de perfiles 2.0 y servicios de coaching profesional.

¿Buscas nuevas oportunidades laborales?

Ver ofertas en InfoJobs

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.