España ha vivido en 2012 una segunda recesión económica que se ha manifestado en una contracción del Producto Interior Bruto (PIB) del -1,37%, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Se producen, por tanto, las condiciones que confirman una nueva recesión económica en nuestro país: más de dos trimestres consecutivos con valores negativos en los datos referidos a la actividad económica.

Si 2012 ha tenido un claro balance negativo, 2013 se prevé peor. Según las previsiones del Gobierno, el FMI y la OCDE, la recuperación no llegará hasta 2014, cuando se producirá un leve crecimiento económico que debería fomentar, según los expertos, la creación de empleo. El presente año, tanto la Comisión Europea como la OCDE prevén un decrecimiento del PIB del -1,4%, mientras que el FMI lo sitúa en un -1,3%. Según la OCDE, la economía española saldrá de la recesión en 2014, momento en el que crecerá apenas un 0,5%.
Aún así, las previsiones realizadas hasta ahora por instituciones nacionales e internacionales  no han resultado ser muy ajustadas. De hecho, casi todas las instituciones se desviaron alrededor de 2 puntos en su predicción del PIB para el 2012, tal y como destaca el estudio: La Diana de Esade.
Con todo, España no es el único país donde desciende el PIB. En la Unión Europea el PIB se ha contraído un -0,6%, según datos de Eurostat. Alemania, locomotora de la economía europea, ha obtenido en el cuarto trimestre el peor dato en los últimos tres años: un -0,6%, aunque el balance anual es positivo (0,4%). En Estados Unidos ocurre algo similar ya que ha tenido un crecimiento del 0% en el último trimestre  pero en el cierre anual aumenta un 1,5%.
El PIB es el indicador que deja constancia de la evolución positiva o negativa de la economía de un país. Cuando ésta deja de crecer se reduce la actividad económica, el consumo y la demanda y, como consecuencia, el empleo. En este sentido, durante 2012 se ha llegado a los 5,9 millones de desempleados lo que ha supuesto un 26% de la población activa, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). Se trata de 691.700 parados más que a finales de 2011, tras cuatro años de crecimiento constante del desempleo. Más allá del PIB, el gran drama específicamente español es el elevado número de desempleados, sobre todo en comparación con otros miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Incluso en época de bonanza el paro se situaba en un 8,2% en 2007, un dato superior al que tienen en época de crisis países como Alemania, Austria y Luxemburgo, y que están por debajo del 5,5%.
Sólo Grecia ha superado durante el año pasado el porcentaje español de desempleo con un 26,8% en diciembre de 2012, según datos de Eurostat. Con todo, hay que tener en cuenta que este dato se ha producido tras años de duros ajustes: en 2010 la tasa de desempleo del país era del 14%. En Portugal, en una situación muy similar a la española, el porcentaje de desempleo ha sido del 16,3%. Si utilizamos como referencia países como Japón o Estados Unidos el dato se ha situado en el 4,1% y 7,8% respectivamente.
Por tanto, en nuestro país, el drama más importante es el elevado número de personas que no cuenta con una fuente de ingresos propia, un hecho que se ha agravado en 2012 entre los menores de 25 años: la tasa de desempleo de este colectivo ha sido del 55,1%, un 11% más que hace un año. El número de hogares con todos sus miembros en situación de desempleo llega al 1.833.700.

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario