En 2011 decidimos en AddVenture crear una guía que sirviera a nuestros clientes de procesos de coaching ejecutivo y de coaching de equipos para mejorar su liderazgo. Se trataba de confrontarlos con su propio ego, mucho más fuerte y resistente en ese colectivo de directivos de éxito que entre la población general.
 
Los 10 hábitos que bloquean tu éxito como líder se convirtió pronto en un recurso muy apreciado y por eso decidimos ponerlo a disposición de todos en mi blog. 
 
De los 10 hábitos quiero destacar 2 por su relevancia sobre los otros. El primero es la adicción a ganar. Querer ganar a toda costa suele ser uno de los mayores escollos para nuestro éxito. No me refiero a que sea negativo ser competitivo, sino a que tiende a generar problemas cuando lo conviertes en un patrón que te condiciona, cuando llega a ser una obsesión que no controlas. Querer ganar es probablemente el principal desafío entre todos los hábitos porque, en cierto modo, está en la raíz de casi todos los demás hábitos disfuncionales.
 
Queremos ganar cuando nos jugamos algo importante. Y queremos ganar, también, cuando el asunto en juego es irrelevante, cuando no merece la pena, ni el tiempo ni la energía que le dedicas. Además, este anhelo de querer ganar crea entornos donde el no ganar se considera un fracaso y se desprecia, sacándole poco partido al vital aprendizaje que deriva de los reveses.
 
Incluso cuando es algo trivial o cuando puedes dañar a alguien que amas, ¡quieres ganar! Si esta necesidad imperiosa de ganar forma parte de tu patrón de conducta, sin duda va a limitar tu éxito como líder. Es más, apuesto a que ya lo ha estado haciendo desde hace muchos años. Puedes ser más exitoso si te das cuenta de este patrón, de este obstáculo en tu comportamiento y trabajas para suprimirlo en tus relaciones interpersonales.
 
El otro hábito que bloquea tu éxito como líder es hablar cuando estás enfadado. Y lo destaco porque es uno de los más frecuentes en España.
 
La volatilidad emocional es algo que un líder no puede permitirse. Al enfadarnos normalmente perdemos el control sobre lo que decimos y hacemos. Y es muy complicado liderar a otros cuando has perdido el control. No es fácil predecir cómo las personas reaccionarán ante un ataque de ira o enfado fuerte de un tercero. En el caso de relaciones jerárquicas lo habitual es que aquellos con menos poder se cierren y vivan de modo reprimido un estado de tristeza, ira o resentimiento. 
 
Lo peor de estas situaciones es que reducen nuestra capacidad para cambiar. Una vez que creas tu reputación como persona emocionalmente inestable o volátil es probable que esa etiqueta te acompañe por mucho tiempo.
 
Si quieres aquí puedes conseguir sin coste tu guía completa con los 10 hábitos que bloquean tu liderazgo, con recomendaciones sobre cómo modificarlos.

Pablo Tovar es autor del manual ¿Cuánto quieres cobrar? 42 claves para negociar el salario que mereces. Pablo es coach ejecutivo, conferenciante y experto en desarrollo del liderazgo y transformación de las organizaciones. Es socio-director de AddVenture y fellow de Oxford Leadership Academy.
 
 
También te puede interesar: 
Twitter: @pablotovar
Web: 
www.pablotovar.com
 

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario