De la noche a la mañana nos vimos abocados a teletrabajar. Queda ya lejos ese 13 de marzo en el que muchas empresas mandaron a trabajar a casa a sus profesionales. Entonces el objetivo era contener la primera ola de esta pandemia. Sin embargo, en estos momentos siguen siendo muchas las organizaciones que recomiendan teletrabajar a sus empleados.

Tanto es así que hace ya algunas semanas, el Gobierno puso en marcha la Ley del Teletrabajo. Una norma con la que se quiere legislar una situación que hasta el momento no había sido regulada de ningún modo. Tras unos meses adaptándonos a esta nueva modalidad del trabajo a distancia, podemos encontrarnos ante dos situaciones bien distintas.

La de aquellos profesionales que se han adaptado estupendamente al teletrabajo y quieren seguir disfrutándolo (aunque no sea al cien por cien de su jornada). Y la de los que prefieren acudir diariamente a la oficina o pasar la mayor parte del tiempo de su jornada laboral fuera del hogar, en la sede física de su empresa. Todo esto dependerá, está claro, de la evolución de la pandemia, de si las condiciones para teletrabajar en casa son las óptimas y de si emocionalmente se está preparado para ello.

Para el teletrabajo hay que tener el acuerdo de las partes

En primer lugar, debes saber que la nueva legislación aprobada por el Gobierno indica claramente que el teletrabajo es una modalidad opcional, que tendrá que adoptarse por las partes de mutuo acuerdo, previa negociación. Veamos lo que dice la legislación vigente. Para empezar, debes saber que se considera teletrabajo aquellas jornadas en las que el trabajo a distancia es igual o superior al 30% de la misma.

A partir de ahí, será posible decidir o hacer las peticiones que como empleados consideremos necesarias, más allá de estos tiempos de pandemia. Es decir: imaginemos que estamos plenamente convencidos de que queremos teletrabajar. Lo primero será plantear esta opción a nuestro superior más inmediato.

Lo más conveniente en estos casos es informarse acerca de la política de la empresa. Porque puede que ya tenga regulado el teletrabajo y los porcentajes que quieren conceder a sus trabajadores. Si estás dispuesto a adaptarte a las condiciones, será necesario firmar un acuerdo de teletrabajo. En este figurarán por escrito todas aquellas cuestiones relacionadas con la jornada laboral, las condiciones en las que se va a desempeñar el trabajo, la flexibilidad horaria e incluso la compensación de los gastos, que siempre deben correr a cargo de la empresa.

Dar el paso: solicitar teletrabajar a la empresa

Si el teletrabajo no estuviera regulado o contemplado dentro de la empresa, lo idóneo será realizar una solicitud directa y formal. Puedes redactar una carta a tu jefe, en la que realices una descripción de los beneficios que puede aportar el teletrabajo para tu empresa. También describir tu situación actual en la organización, indicar cómo tienes previsto cumplir con el horario de tu jornada laboral y qué tipo de sistemas de comunicación emplearás. Es importante, además, que desarrolles cuál es tu motivación para solicitar esta modalidad de trabajo a distancia.

Además, puedes sugerir un período de prueba, en el que la empresa pueda analizar el rendimiento y la productividad de tu experiencia teletrabajando. De hecho, el acuerdo de teletrabajo puede revocarse en cualquier momento, Ya sea porque el trabajo a distancia no está dando resultados o porque el empleado no termina de adaptarse.

VER OFERTAS

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Si tienes alguna consulta relacionada con tu cuenta en InfoJobs o aún no estás dado de alta como Candidato, consulta aquí.