Tienen como finalidad conocer qué esperas conseguir en el puesto ofertado y en la empresa así como conocer tu motivación real por la oferta y tu nivel de compromiso.

Las preguntas más habituales son:

  • ¿Qué sabes acerca de nuestra empresa?
  • ¿En qué ambiente de trabajo te encuentras más cómodo? 
  • ¿Prefieres un trabajo previsible o un trabajo cambiante? 
  • ¿Qué relación crees que debe haber entre un jefe y su colaborador inmediato? 
  • ¿Qué departamento te atrae más (marketing, financiero, producción, comercial…)? 
  • ¿Qué te ves haciendo dentro de cinco o diez años? 
  • ¿Cómo te enteraste de la existencia de este puesto? 
  • ¿Con qué tipo de jefe te gustaría trabajar y con cuál no? 
  • ¿Estarías dispuesto a realizar un curso de formación no remunerado a cargo de la empresa antes de ser contratado? 
  • ¿Cuánto quieres ganar ahora? ¿Y dentro de cinco años? 
  • ¿Te gusta la previsibilidad de un trabajo en el que sabes la hora de comienzo y finalización, o prefieres un trabajo en el que no sabes exactamente lo que harás mañana? 
  • ¿Qué personas de las empresas en las que has trabajado anteriormente pueden darnos referencias de ti?
  • ¿Comentas con tu familia, pareja o amigos las incidencias de tu trabajo? ¿Por qué? 
  • ¿Cuándo podrías incorporarte al trabajo?
  • ¿Participas en otros procesos de selección?

Ante preguntas como "¿qué te hace mejor que el resto de candidatos?" no hay que ser demasiado modesto ni narcisista. Aplica la fórmula de demostrar cómo tus conocimientos, experiencia y aptitudes encajan con el perfil profesional que se necesita.

Evita las comparaciones con otros candidatos y vincula tus habilidades personales con los requisitos para el puesto.

Ante preguntas acerca de tu interés en el puesto y en la empresa, "¿por qué quieres trabajar con nosotros?", es importante conocer algunos datos de la compañía: sector, situación estratégica respecto a sus competidores, proyectos inmediatos… De esta manera, estarás capacitado para responder de una forma razonada y adaptada a tu perfil.

"¿Por qué quieres cambiar de empresa?"

Es habitual que te pregunten sobre las razones que te han llevado a plantearte un cambio laboral.

Si las razones son externas a ti, por ejemplo un expediente de regulación de empleo o una reestructuración interna, muéstralo como una oportunidad para mejorar y aprender.

Si la razón es personal, en ningún caso critiques a tu antigua compañía o colegas, aunque creas que tienes razones para hacerlo.

Enfoca tu respuesta a acciones positivas como desempeñar un puesto de mayor responsabilidad o un puesto en el que puedas adquirir más experiencia. También puedes enfocar tu respuesta en relación a la oportunidad de mejorar algunas condiciones laborales o de conciliación de vida personal y profesional (si crees que el puesto al que optas lo permite).

Negociar el salario… todavía no

Lógicamente, a nadie se le escapa que uno de los motivos más comunes para un cambio de empleo es conseguir un incremento en el salario. De momento no menciones el tema: ya llegará el momento de hablar del sueldo.

Si otra de las razones es la cercanía a tu lugar de residencia, es preferible que no lo hagas demasiado explícito, ya que puede indicar que sólo estás interesado en la ubicación de la compañía y no en su cultura.

Una de las preguntas más esperadas (y a la vez comprometidas), es la que hace referencia a la remuneración: "¿Cuáles son tus expectativas económicas?". La mejor manera de abordarla es decir que se espera un salario acorde con nuestra aportación y responsabilidades.

Otro punto de partida puede ser la retribución percibida en tu anterior o actual empleo. Tú, mejor que nadie, sabes lo que necesitas para vivir acorde con tus necesidades y estilo de vida. A eso debes ponerle el valor "objetivo" del puesto, el sector y el área de la empresa en la que quieres formar parte.

El momento de negociar tranquilamente esta cuestión llegará en las entrevistas finales y cuando estés más cerca de conseguir el empleo. 

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario