o que nadie te cuenta sobre la búsqueda de la pasión
o que nadie te cuenta sobre la búsqueda de la pasión
o que nadie te cuenta sobre la búsqueda de la pasión
o que nadie te cuenta sobre la búsqueda de la pasión

Lo que nadie te cuenta sobre la búsqueda de la pasión


MARÍA LUISA MORENO

MARÍA LUISA MORENO

Twitter@ZumoDeEmpleo

Webhttp://zumodeempleo.com/

Licenciada en Derecho, Máster en Dirección de Marketing y Comunicación. Fundadora de Zumo de Empleo y The Job Academy. Es además conferenciante, formadora y escritora.

Hace no tantos años, entender cómo funcionaba el mercado de trabajo y cuál era tu lugar en él era fácil: si podías estudiar una carrera y tenías unas notas decentes, repartías tu CV y con facilidad encontrabas un trabajo donde, básicamente, te quedabas toda la vida.

Pero sin previo aviso, nos hemos mudado al otro extremo: a un mercado donde los trabajos son todos temporales y los “planes de carrera” son leyenda. Donde la lealtad ya no se da por supuesta, somos más especialistas y todo va más rápido.

A esto le añadimos una gran revolución: nos hemos convertido en una sociedad con una visión-pasión y centrada de la carrera profesional.

Nuestro trabajo no debe ser sólo un trabajo, debe ser casi una aventura y la auto-expresión de quienes somos, de nuestros valores, de nuestra forma de ver el mundo. Queremos alcanzar al trabajo ideal y que sea una pieza esencial de nuestra felicidad.

Por eso piensas que si empiezas por averiguar qué te apasiona, eso te llevará a tu trabajo ideal, y entonces mágicamente todas las piezas encajarán. Entonces sin falta serás feliz, rico y admirado. Tendrás la vida que sueñas.

Y pasas años y años dándole vueltas, haciendo listas, tests, mirando alrededor… en busca de una señal, en busca de una luz que te ilumine hacia tu trabajo ideal.

El problema es que, según pasa el tiempo y tu pasión no te aparece cual advenimiento, pasan cosas malas: el crónico “job hopping” (saltar de un trabajo a otro) en busca de ese algo mágico, la pérdida de autoestima, las dudas, la angustia de pensar que pasan los años y no llega esa iluminación…

Te voy a ahorrar disgustos: “Busca tu pasión” es un consejo peligroso. No me malinterpretes: yo, que la he encontrado, SIEMPRE recomendaré a todo el mundo que haga de la búsqueda de su pasión su principal objetivo. Pero para mucha gente, se convierte en un vía crucis de trabajos insatisfactorios y permanente sensación de frustración, ya que la realidad que les toca vivir está muy lejos de la que sueñan.

¿POR QUÉ ALGUNOS AMAN LO QUE HACEN, MIENTRAS QUE MUCHOS OTROS NO LO LOGRAN?

Después de muchos años investigando y experimentando sobre este tema en concreto, te anticipo que no hay una respuesta fácil ni única.

La pasión en el trabajo es algo más común entre los profesionales con talentos extremos, como atletas, músicos, pintores… porque es gente que tenía una vocación preexistente, pero ésto es algo excepcional.

El peligro es pensar que como algunas de estas personas a quienes admiramos y envidiamos persiguieron su pasión y llegaron hasta donde llegaron, creemos que ese es el camino para todos.

Lo malo es que habitualmente los profesionales del conocimiento tenemos N intereses diferentes, valemos igual para un roto que para un descosido y se nos hace un mundo eso de “buscar nuestra pasión”, porque no tenemos esa vocación preexistente.

Pero no desfallezcas: sí existe la manera de alcanzar ese trabajo ideal sin partir de una vocación o de una pasión preexistente. Es una fórmula compleja, que aquí voy a compartir contigo algunos de sus principios:

  • En primer lugar, la búsqueda de esa claridad que persigues empieza mirando hacia dentro, buscando dentro de ti la respuesta a tres preguntas:

    ¿Qué se me da bien hacer? ¿Dónde están mis fortalezas?

    ¿Qué me gusta hacer? ¿Cuáles de esas fortalezas además me gusta utilizar?

    ¿Qué quiero lograr? ¿Qué me motiva? ¿Qué valores, tangibles e intangibles quiero conseguir en mi vida?

No es baladí dar respuestas honestas a estas preguntas, pero este trabajo de introspección y de establecer las columnas sobre las que vertebrar tu búsqueda, hará que todo empiece a estar más claro.

  • Por otra parte, tu trabajo requerirá de alguien que te pague por hacerlo. Tanto si quieres trabajar por cuenta propia como por cuenta ajena, vas a necesitar que haya un mercado en el que buscar a tus clientes potenciales.

Éstos pueden ser empresas que te paguen una cantidad fija al mes (trabajo por cuenta ajena) o pueden ser empresas que te paguen una cantidad variable en forma de factura (trabajo por cuenta propia). Las circunstancias son diferentes, pero el fondo es el mismo: en ambos casos hay que encontrar a alguien que pague por tu trabajo.

  • La segunda variable de la fórmula es la externa y supone dar respuesta a esta pregunta: De lo que se me da bien, me gusta hacer y me va a permitir alcanzar lo que deseo en la vida, ¿qué es lo que más le interesa a mi mercado, por lo que mejor me va a pagar?

En el espacio donde se crucen las respuestas a tus preguntas internas con lo que necesita tu mercado es donde se encuentra potencialmente tu trabajo ideal.

AHORA VIENE LA PARTE REALMENTE CRUCIAL DE TU BÚSQUEDA

Mucha gente, en este punto, se detiene. Literalmente se quedan atascados dentro de su cabeza, en la famosa “parálisis por el análisis”. Pues escucha bien esto para que no te ocurra: por muchas vueltas más que le des en tu cabeza, no vas a llegar hasta tu trabajo ideal en abstracto.

No puedes realmente predecir si vas a amar lo que haces hasta que no lo haces.

Los profesionales más apasionados por lo que hacen son los que han alcanzado un grado de dominio o maestría que les hace eficaces y tremendamente buenos en lo que realizan.

Por tanto, si tú decides (¡deberías!) hacer de tu misión en la vida encontrar el trabajo ideal -el que sacará lo mejor de ti, con el que te sentirás realizado y cobrarás lo que mereces-, pero no sientes en este momento esa vocación preexistente dentro de tu corazón… por favor, no esperes a que te llegue una revelación divina sentado en el mismo sitio que llevas los últimos años.

Debes decidir (con el tiempo cambiarán, te lo aseguro) qué aspectos debe cumplir un trabajo para que pueda llegar a convertirse en tu trabajo ideal, y partiendo de esas respuestas, debes salir al mercado, experimentar y llegar a ser muy bueno en lo que haces. Ese es el camino más seguro.

Tu trabajo ideal no va a llegar a ti en sueños: tienes que ir tú hasta él físicamente y no sólo mentalmente.

Y déjame que acabe diciéndote que creo firmemente que todos, en algún momento, debemos vivir la vida en su máximo potencial. Y no podemos alcanzar nuestro potencial como personas sin alcanzar una cierta satisfacción laboral.

Pues espero y deseo que esto te ayude a salir y perseguirla…

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario