En biología se utiliza el concepto de adaptación biológica para referirse a las estructuras, procesos fisiológicos y rasgos de comportamiento que los organismos desarrollan para asegurar la supervivencia. Cada día se hace más evidente que los avances tecnológicos nos llevan a una verdadera revolución que tiene consecuencias en lo social, económico y profesional.

Decir a estas alturas que los conocimientos y competencias en materia tecnológica son elementos que revalorizan un curriculum es una perogrullada. No obstante, también es cierto que la velocidad trepidante a la que evoluciona la tecnología complica enormemente la tarea de ponernos al día a menos que le dediquemos un tiempo del que normalmente no disponemos.

Esta inversión de horas no comporta ninguna garantía, ya que es muy probable que al cabo de poco tiempo estos conocimientos se conviertan en obsoletos por la aparición de una nueva tecnología que substituya, sin previo aviso, la que nosotros habíamos conseguido dominar.

Ante este panorama, entender el proceso de adaptación tecnológica como una actividad constante resulta fundamental. Lo importante, pues, es la capacidad de aprender y no los conocimientos específicos. Existen rasgos de carácter, conocimientos, estructuras organizativas y actitudes personales que favorecen este proceso.

En esta serie de artículos intentaremos dar algunas claves para mejorar nuestra capacidad individual para vivir en simbiosis con la tecnología. Para ir abriendo boca os recomiendo que echéis un vistazo esta conferencia de Chris Anderson, editor jefe de la revista de tecnología Wired. Sabe de lo que habla.

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario