Muchas veces pensamos “¿por qué no encuentro trabajo?”, “¿por qué no consigo un ascenso?”. Dejando de lado factores como la motivación o la constancia, no podemos pasar por alto la formación como factor diferenciador del resto de candidatos a ese puesto o ascenso que deseamos para no quedarnos atrás en ese complejo camino de encontrar el empleo deseado.

Entre las razones para formarse continuamente tenemos:

  • Reciclaje: actualizar conocimientos tanto si estás en activo, para poder aplicar las nuevas tendencias en tu sector en tu puesto de trabajo, como si estás desempleado, para adaptarte a procesos de selección que requieran estar al día de las nuevas tendencias y procedimientos.
  • Adquirir conocimientos totalmente nuevos y diferentes a los que poseías, si es que lo que quieres es cambiar de puesto o de sector para dar un cambio de rumbo a tu carrera profesional.
  • Adaptación a las nuevas generaciones, sobre todo en conocimientos tecnológicos, que salen ya formadas de las facultades y centros formativos con estos inputs. Es una forma de no quedarse obsoleto en un entorno que cambia a gran velocidad.
  • Para mantener el cerebro activo: si no actualizamos conocimientos, el cerebro se “acomoda” y no se esfuerza en pensar y generar nuevas ideas.
  • Para hacer networking: ir a cursos y formaciones puede ser una buena forma de ampliar contactos y relaciones. Nunca se sabe dónde pueden surgir oportunidades profesionales y siempre es interesante conocer puntos de vista diferentes al de uno/a.

Hoy en día, tanto para la empresa como para el trabajador, es vital tener una formación constante y actualizada para afrontar las exigencias del mercado laboral.

Las empresas deberían definir y establecer unos planes de formación potentes para sus empleados, evaluando sus necesidades formativas en competencias transversales y técnicas, estableciendo objetivos y asegurándose de su buena ejecución. Los empleados hacen a las empresas y cuanto más preparados, mayor beneficio para la compañía.

Los buenos profesionales repercuten en mejores resultados para la empresa y a crear un buen ambiente laboral, sintiéndose más comprometidos con la organización.

Para los trabajadores y desempleados la formación es un punto fundamental para aumentar su cualificación profesional, así como conseguir una ventaja competitiva en los procesos de selección frente a otros candidatos y empleados de otras empresas mejor preparados. Indica, además, iniciativa e interés por mejorar sus capacidades y estar al día en su sector, lo que dice mucho de su compromiso y actitud.

Y si el coste es un problema, actualmente existen programas y ayudas para subvencionar esta formación en su totalidad o en un porcentaje, por parte del SEPE, Fundación Estatal para la Formación y el Empleo, Fondo de Garantía Juvenil, Fondo Social Europeo, los programas de aprendizaje permanente, etc…y también hay convocatorias formativas de gran calidad organizadas por Ayuntamientos y gobiernos locales, Lanzaderas de empleo, Fundaciones y ONGs, Cámaras de Comercio y Confederaciones y Asociaciones de Empresarios,etc. en las que se puede encontrar información en sus páginas webs.

Marta García es Licenciada en ADE y cuenta con experiencia en el sector de RRHH y Outsourcing. Colabora con Cruz Roja en formación y orientación laboral y es autora del blog A cabeza non para!

¿Buscas nuevas oportunidades laborales?

Ver ofertas en InfoJobs

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.