Las entrevistas de tensión son reuniones en las que el seleccionador emplea modos de actuar que generan un alto grado de tensión en el candidato.

Esto puede generarse mediante preguntas incómodas, actitudes de superioridad o incluso obviando la presencia del candidato. Esto puede darse tanto en entrevistas personales como grupales. Recuerda que el objetivo del técnico de selección es poner a prueba a la persona que tiene delante. En este caso no se trata tanto de contrastar la información del currículum, sino de descubrir las aptitudes y competencias del candidato bajo situaciones de alto estrés.

En estas situaciones de presión hay que mantener la calma, no reaccionar de forma agresiva o con mala educación. Nos están poniendo a prueba. Piensa que si superas con éxito esta entrevista, probablemente la siguiente se dará en un clima natural de relación.

Por otro lado, si crees que no estás predispuesto a afrontar una entrevista de tensión, puedes hacerlo saber al reclutador y pedir salir del proceso de selección (sabiendo que posiblemente perderás la opción de conseguir ese puesto de trabajo). También puedes intentar enfocar el proceso hacia otro tipo de entrevista, aunque no haya garantías de éxito.

 
En cualquier caso, sé educado y recuerda que es una prueba (dura) que te piden superar.  
 

 

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario