Escuela de Comerciales: El comercial, ¿nace o se hace?

Además de tener un talante extrovertido y social, un buen comercial debe aprender a desarrollar ciertas competencias

4 Abr, 2012
3.652 views
Miguel Ángel Riesgo

Miguel Ángel Riesgo

Sales Manager

En primer lugar me gustaría darte la bienvenida a esta nueva sección de ‘Escuela de Comerciales’, espero que su contenido pueda resultarte de interés, ayudándote a recopilar ideas que puedan servirte para desarrollar esta apasionante profesión.

Al nacer, disponemos de una serie de cualidades intrínsecas que llevamos incorporadas genéticamente, aunque nadie duda que uno no nace ya siendo comercial, bombero, filósofo, científico…
 

En todo caso, con el transcurrir de los años, el ser humano se ve condicionado constantemente por sus experiencias y aprendizajes, lo que configura tanto su actitud como su aptitud.
 

Una persona debe tener una determinada actitud, unos comportamientos específicos que le posibiliten llegar a ser comercial. Por poner un ejemplo, podemos suponer a priori que una persona con un talante extrovertido y social, tiene unas características más afines a la carrera comercial, frente a una persona introvertida y encerrada en sí misma.
 

Además de estas características, el ser comercial va mucho más allá de tener la capacidad de convencer a los demás. El comercial aprende y desarrolla determinadas capacidades con las que uno obviamente no nace: analizar datos, detectar necesidades, conseguir y fidelizar distintos interlocutores, negociar, cerrar ventas, conseguir que el cliente repita la compra...
 

Por otra parte, ¿te has dado cuenta que todos, sin excepción, somos comerciales? Sí, todos tenemos que vender algo a los demás, y no me refiero específicamente a 'cosas'; todos tratamos de caer bien a los demás, queremos conseguir algo de terceras personas, queremos convencer a nuestra empresa de que debemos ser promocionados, queremos integrarnos en grupos afines, queremos... y para ello hay que vender algo, a menudo nos vendemos a nosotros mismos; y lo hacemos frecuentemente de forma casi inconsciente. Otra cosa muy diferente es el resultado final que obtenemos, ahí precisamente es donde se diferencian los buenos comerciales de los no tan buenos, y cuya diferencia básicamente se encuentra en sus competencias para hacerlo bien o no. Y es aquí donde os aseguro que todo puede aprenderse para que el resultado sea el que esperamos.
 

Es por todo ello que la profesión de comercial tiene que gustarte, tienes que sentirte identificado con todo lo que conlleva (resultados, presión, sociabilidad, ...); por muchas buenas cualidades que puedas tener, si no te gusta mejor dedícate a otra cosa...
 

En definitiva, mi opinión es contundente en este aspecto, un comercial se hace. Se hace mediante la formación, el aprendizaje vivencial, las experiencias personales, la experiencia en el mismo puesto profesional... Partimos de lo que somos (o nos han enseñado a ser) desde nuestra niñez, y a partir de aquí podemos, si queremos, aprender para desarrollarnos como profesional en este sector.
 

Por tanto, la actitud y la aptitud son susceptibles de cambio, pueden moldearse y modificarse, con el tiempo y el esfuerzo necesarios.
 

En cualquier caso, si decides orientar tus pasos hacia el mundo comercial, te aseguro que conocerás a muchas personas distintas, tendrás la oportunidad de aprender constantemente, y sobre todo tendrás acceso a muchas oportunidades en el mercado laboral, ya que cualquier empresa necesita vender sus productos y servicios.
 

¿Estás preparado para enfrentarte a este reto?

¿Quieres estár informado de todas las ofertas y cursos de formación del sector comercial? Sigue a @IJComerciales

 

Enlaces de interés
 
Uniendo Marca Personal y Empleo 2.0, blog de Miguel Ángel Riesgo

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Inscríbete gratis para ver el webinar
Nombre y apellido * Email * Sector Profesional *
¿Quieres trabajar en everis?