En 2012 España ha rozado los 6 millones de desempleados, superando el 26% de desempleo, según los datos de la EPA. Esto supone un incremento de 691.700 parados respecto al mismo trimestre de 2011, cuando se contabilizaron  5,2 millones de desempleados (22,8%). Con todo, cabe destacar que las cifras de paro presentan notables diferencias por autonomías, oscilando entre el 15,9% del País Vasco y el 35,9% en Andalucía. Por comunidades, ha sido en Andalucía donde más ha crecido el paro en valores absolutos con 194.100 desempleados, seguida de Cataluña con 109.700 y Comunidad Valenciana con 58.800.

Por otra parte, según datos de la encuesta de la EPA, la temporalidad en los contratos laborales se ha situado en el 23%: es decir, hay 3,2 millones trabajadores con contratos temporales frente a los 10,7 millones de empleados con contratos indefinidos. En cambio, respecto al tipo de jornada, el trabajo a tiempo parcial se ha incrementado un 5,7%, frente al descenso del 6,4% del empleo a tiempo completo. Las previsiones más pesimistas para el 2013 del Instituto de la Economía Mundial, sitúan el dato del desempleo en los 7 millones con una tasa de paro del 28%.
La destrucción de empleo ya tiene poco que ver con el pinchazo de la construcción que produjo la desaparición de 1,7 millones de puestos de trabajo. Durante el año pasado el mayor descenso de ocupados se produjo en otros sectores perdiéndose, por ejemplo, 218.900 empleos en el sector público. Los ajustes se han situado, por tanto, como un motor importante de destrucción de empleo público, el cual ha aumentado a un mayor ritmo (7%) que el privado (4,3%). En este sentido, en agosto el Gobierno español anunció que no habría nuevas convocatorias de empleo público en 2013, ni en 2014. Por tanto, esta opción de empleo está, cuanto menos, congelada hasta 2015. En los últimos 12 meses el desempleo ha aumentado en todos los sectores salvo en la construcción (64.800 parados menos). Los parados que han perdido su empleo hace más de un año han aumentado en 470.700.
Parados de larga duración, mayores de 50 años y “ninis”
La proporción de “ninis”, jóvenes menores de 25 años que ni estudian ni trabajan, es en Europa del 15%, mientras que en España se sitúa en el 24% según el informe Panorama de la Educación 2012 de la OCDE. En este sentido, el paro juvenil se ha situado, en diciembre de 2012 en el 55%, lo que supone 488.200 personas que buscan su primer puesto de trabajo.
La reforma de las pensiones que anuncia el Gobierno para 2013 se centra en el retraso de la edad de jubilación y en la desincentivación de las jubilaciones anticipadas. Estos dos factores se pueden cebar con un colectivo, el de mayores de 55 años, que tiene serias dificultades para encontrar empleo y cuyos parados están comenzando a ser de larga duración. Esta situación, que afecta a 530.700 personas según el INE, puede abocar a la precariedad a este colectivo si se queda sin empleo durante los próximos años.
Entre la población inactiva, un total de 521.000 personas no buscaron empleo en 2012 porque creían que no lo iban a encontrar, según el INE. Este dato, que se ha duplicado desde 2007, muestra cómo ha crecido el efecto de desánimo a la hora de buscar trabajo, debido a la prolongación de la crisis y al número de parados que sigue en aumento. Entre el citado grupo el perfil más habitual es el parado de larga duración mayor de 45 años, suponiendo 331.300 personas de ese casi medio millón de “desanimados”. Esto se produce en un momento de crecimiento del número global de parados de larga duración: 2,789 millones de parados buscan empleo desde hace más de un año según el INE.
Perspectivas laborales y desánimo
Las perspectivas de la población española sobre la situación del empleo y la economía en nuestro país no son muy halagüeñas. Según datos del CIS de diciembre de 2012, el paro es el principal problema para los españoles con un 77,1%, al que le siguen los asuntos de índole económica (39,5%). Sólo un 13,3% de los ciudadanos cree que la situación económica mejorará durante el próximo año, frente al 79% que opina que estará igual o peor. Respecto al desempleo, un 45,3% de ciudadanos auguran que bajará mientras que el 39,8% prevén un aumento. Por su parte, el 60,9% de los desempleados no creen que cambie su situación en 2013.

En cambio, entre los que tienen empleo, un 68,3% considera poco o nada probable quedarse sin trabajo, frente a un 22,3% que se encuentra en la posición contraria. Los datos sobre la percepción de riesgo de pérdida de empleo son mayores si consultamos el Estudio de opinión sobre el clima laboral 2012 elaborado por InfoJobs. El 43,7% de los trabajadores españoles tienen miedo a perder su empleo, según este estudio. El porcentaje aumenta hasta el 55,7% entre los mayores de 55 años y hasta en un 66,1% en el sector inmobiliario y de la construcción.

La reforma laboral
La reforma laboral no ha mejorado los datos de desempleo, al menos en 2012, ya que un total de 850.400 ocupados han perdido su trabajo durante este año. Se trata del segundo peor dato desde que comenzó la crisis en 2008, sólo por debajo de los 1.210.900 de ocupados que perdieron su puesto en 2009.
Según informaciones de CCOO, también han aumentado un 66,2% el número de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) y un 45,8% el número de trabajadores afectados por ellos. Hasta noviembre se produjeron 29.958 ERE y los que más han incrementado su número fueron los de suspensión de contratos (59%) y los de reducción de jornada (104,4%), frente al 26% de los de extinción. Durante los once primeros meses de 2012, los ERE afectaron a 406.810 personas, frente a los 278.999 del mismo periodo de 2011. La mayoría, un 63,5%, tuvieron una suspensión temporal del contrato.

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario