Saber pensar de forma creativa es, en parte, una herencia genética, aunque lo cierto es que el ADN solo constituye una tercera parte de los ingredientes de esta potente receta. El resto, es aprendizaje. Los gestos y conductas que se practican una y otra vez pueden ser interiorizados y adoptados como un modo singular y productivo de pasar por la vida. Pero, ¿cuáles son los grandes hábitos de aquellos que han conseguido innovar?
1. Hacerse preguntas. Son básicas para desafiar cualquier reto, por difícil que parezca. Solo cuestionando aquellos presupuestos que hasta ahora suponíamos universales seremos capaces de cometer una innovación que deje con la boca abierta a medio mundo, pero sobre todo, a aquellos que insistieron en que no era posible.
2. Mirar con lupa. O lo que es lo mismo, ser absolutamente observadores. Solo teniendo en cuenta los detalles más pequeños seremos capaces de detectar necesidades que no están cubiertas o problemas que todavía no se han resuelto.
3. Explorar nuevos campos. La curiosidad mató al gato, pero hizo nacer a los científicos más reputados, a los ingenieros más audaces, a los inventores rematadamente geniales… Investigar y poner a prueba nuevas ideas es fundamental para crear la semilla de los proyectos que triunfarán en un futuro.
4. Rodearse de los mejores. Hay que hacer networking: moverse, hablar, asistir a conferencias e intercambiar información con los demás. Es la única manera de aprender y de seguir aprendiendo, participando en nuevas redes de trabajo y escuchando a los que disfrutan con pasión de todo lo que hacen.
5. Conéctate. Todos los dispositivos electrónicos de hoy buscan interconectarse por todas partes: físicamente y de manera inalámbrica. Conectar todos los flujos de información, por muy inconexos que parezcan, es una buena fórmula para asociar ideas que aparentemente estaban muy alejadas y que pueden terminar por ser geniales.
El camino hacia la innovación es amplio y parece no tener fin. Lo primero que tenemos que hacer es ponernos en marcha. Y puesto que el movimiento se demuestra andando, te recomendamos empezar a crear una nueva cartera de contactos con los que puedas hacer networking, trabajar en grupo, asistir a seminarios o recibir el asesoramiento de un coach para desarrollar tus habilidades ocultas. Al fin y al cabo basta con seguir preguntándose, ¿cómo puedo continuar mejorando mi capacidad para la innovación?

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario