El mercado laboral está muy complicado, más que nunca. Existe un aumento enorme de la demanda y, por otro lado, la oferta de empleos ha bajado significativamente en los últimos años. Además, las nuevas formas de selección hacen que el candidato tenga que demostrar su valía en menos tiempo.

No solo hay que ser bueno, sino parecerlo. La clave, hoy en día, es la diferenciación y, si es posible, en el menor tiempo posible.

Estas 5 claves te permitirán venderte en solo dos minutos y destacar por encima del resto de candidatos.

Clave 1: Eres un producto: hay que venderse

Hay que ser conscientes de que se está en un mercado y que el producto es uno mismo. El mercado laboral actual es muy competitivo, por eso, lo primero de todo, hay que tener presente que se es un producto y, como tal, hay que saber venderse.

Hay candidatos muy buenos que son rechazados porque no se saben vender y gente que profesionalmente es mediocre y, sin embargo, consigue trabajo porque saben venderse muy bien. Un experimentado entrevistador posiblemente los identificará, pero si son muy hábiles pueden pasar perfectamente la entrevista de selección.

Además, hoy en día son muchas las empresas que utilizan la entrevista telefónica como primer filtro, por lo que es necesario saber resumir el currículum en poco tiempo y de una manera atractiva para que suscite interés y provocar una entrevista presencial.

Clave 2: Saber qué producto eres

Una vez que se es consciente de que se es un producto que está ‘en venta’ en el mercado de trabajo, el siguiente paso es conocer realmente qué tipo de producto se es. Sería, un poco lo que es conocerse a sí mismo. Saber qué es lo que puedo ofrecer y a quién. Esto se debe tener muy claro antes de enfrentarse a cualquier proceso de selección.

Si somos un producto de ‘gama alta’ puede que no estemos en el lugar indicado, y el hecho de que seamos un ‘producto común’ tampoco es negativo, solo que tendremos que estar en el lugar que nos corresponde para evitar pérdidas de tiempo y esfuerzo.

Cada producto tiene su público y cada tipo de candidato también. Así que es de obligada pregunta lo siguiente: teniendo en cuenta que éste es el producto, ¿dónde están las empresas que pueden valorar mejor mis cualidades y experiencia?

Clave 3: ¿Por qué yo y no otro? Destacar los logros 

A la hora de realizar la entrevista es vital destacar los logros. Destacar los logros no es solo enumerar lo que se ha hecho, como por ejemplo, he sido responsable de RRHH, sino subrayar lo que se ha conseguido en ese puesto. Así, por ejemplo, se hablará de “he conseguido una reducción de costes de hasta un 20% gracias a mi gestión en esta empresa”.

No se trata tanto de repetir lo que ya pone en el currículum y que ya conoce el entrevistador, sino de enfatizar los valores que pueden diferenciarnos del resto de candidatos. De esta manera, se podrá contestar a la pregunta de “por qué me tienes que contratar a mí y no a otro”.

Clave 4: Confianza

Mostrar confianza en uno mismo es esencial para captar el interés de la persona que entrevista. Si no se cree en uno mismo o, al menos, no se aparenta, no se conseguirá que la empresa crea en el candidato.

Es lo mismo que en otros planos de la vida: si no nos queremos a nosotros mismos, los demás no lo harán.

Sin embargo, en el ámbito del mercado laboral, hay que tener en cuenta un matiz. Ese matiz es que, al menos, debemos aparentar esa confianza, porque no siempre se está seguro de todo y los nervios pueden jugar una mala pasada. Sobre todo si el candidato lleva mucho tiempo en situación de desempleo o bien su situación personal y económica es delicada.

Clave 5: Guión para venderse en solo 2 minutos

Un posible guión para venderse en tan solo dos minutos:

  • En primer lugar, nombre. Después, ‘etiqueta profesional’, es decir, si eres psicólogo, abogado, experto en, etc. Se trata de describirnos en un ‘tag’ o palabra clave.
  • Por otro lado, viene lo que sería nuestro tuit, o lo que es lo mismo, destacar de forma breve la trayectoria profesional y académica.
  • A continuación, sería el momento de mostrar qué fortalezas se tienen directamente relacionadas con el trabajo en cuestión. Aquí entrarían factores diferenciadores respecto a otros candidatos.
  • Y, por último, relatar de forma concisa qué beneficios pueden ofrecerse a la empresa teniendo en cuenta las fortalezas de cada uno. Por ejemplo, si te gestionas bien el tiempo como fortaleza, el beneficio que le das es que eres muy eficiente y competitivo. Si tu fortaleza es que conoces muy bien el sector porque tienes 30 años de experiencia, el beneficio que le das es que se ahorra la fase de aprendizaje y puede que traigas contactos contigo, etc.

Mónica Mendoza es psicóloga, consultora, experta en ventas y autora del libro Lo que NO te cuentan en los libros de ventas y Cápsulas de Motivación para Comerciales y Emprendedores

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.

Deja un comentario