El Laboratorio de Sociología de la Universidad de Zaragoza alertó hace unos días que 8 de cada 10 conflictos judiciales en relación con las medidas de conciliación de la vida laboral y familiar afectan a mujeres. El estudio encargado por la Comisión de Igualdad del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no dejaba lugar a dudas: Las mujeres todavía son las más perjudicadas a la hora de conciliar la vida familiar, laboral y personal.
Las condiciones mínimas sobre el derecho a disfrutar de los permisos están reguladas en el artículo 37 del Estatuto de los trabajadores, que siempre podrán ser mejoradas a través de Convenios Colectivos.

Permiso de lactancia

El permiso de lactancia es un derecho que nace en los supuestos de nacimiento de un hijo, adopción o acogimiento de un menor y que dura hasta que éste cumpla nueve meses. Primero, se debe solicitar con previo aviso y justificación para poder disfrutar del mismo y ausentarse del trabajo con derecho a remuneración.
Este permiso consiste en una hora de ausencia del trabajo, o en dos medias horas a lo largo de un día, hasta los nueve meses del menor; salvo en los casos de parto, adopción o acogida múltiples, que se incrementa proporcionalmente. Además, si la persona que ejerce este derecho lo prefiere, tiene la opción de poder sustituirlo por una reducción de jornada de media hora o acumularlo en jornadas completas cuando así lo permita el convenio colectivo o se acuerde con el empresario.
Se puede disfrutar tanto si la lactancia es natural o artificial y la pueden disfrutar hombres y mujeres, pero nunca ambos progenitores a la vez.

Las reducciones de jornada por la cura de los hijos o de un familiar

Todas las personas que tengan cuidado directo de un menor de doce años o de una persona con discapacidad que no pueda trabajar, tiene derecho a reducir su jornada de trabajo diaria con reducción proporcional de su salario, entre un mínimo de un octavo de esa jornada diaria y un máximo de la mitad de la misma. Por ejemplo, si la jornada diaria es de 8 horas, se puede reducir mínimo 1 hora al día y con un máximo de 4 horas al día.
Este derecho es exactamente igual que el que puede disfrutar una persona al encargarse del cuidado directo de un familiar, hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que por razones de edad, accidente o enfermedad no pueda valerse por sí mismo y que no trabaje.

Permiso de paternidad

El permiso de paternidad se puede disfrutar en los casos de nacimiento, adopción o acogida, y tiene una duración de trece días ininterrumpidos, que, en caso de ser nacimiento, adopción o acogida múltiple, se pueden ampliar en dos días más por cada hijo a partir del segundo.

Queda mucho camino por recorrer

Según el informe mencionado anteriormente, existen 412 sentencias registradas sobre la reducción de jornada por la cura de los hijos, o lo que es lo mismo un 25% de las 1.400 analizadas entre 2010 y 2012. El documento habla también de 351 sentencias relacionadas con la lactancia (21%) y que casi un 15% de las sentencias se produjeron por los permisos que surgen por la maternidad.
Hay pocas sentencias sobre permisos de paternidad (6%) porque básicamente hay pocos padres que lo soliciten. Vemos que, a pesar de que se han hecho muchos avances acerca de la equiparación de los derechos entre hombres y mujeres, todavía queda mucho camino por recorrer. Para empezar, debería terminar la brecha salarial tan grande y desproporcionada que existe y que en algunos sectores se sitúa en el 26%.
Alexandre Fontelles es director del bufete de abogados laboralista Fontelles Abogados. Escribe en su blog de derecho laboral y publica vídeos con consejos semanales en el canal de YouTube Fontelles Abogados

¿Buscas nuevas oportunidades laborales?

Ver ofertas en InfoJobs

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.